Año

Resumen

Presupuesto de la administración penitenciaria

3.400.000

i
2016

Esta suma se reparte en:

  • un 94.2 % para los establecimientos penitenciarios
  • un 5.3 % para los servicios de reinserción y libertad vigilada un 0.4 % para la sección central de la administración penitenciaria

Porcentaje del presupuesto que el ministerio asigna a la administración penitenciaria

32 %

i
2016

La administración penitenciaria se divide en dos secciones: una central y una regional.

La sección central se sitúa en la capital, Ankara, y se compone de diferentes departamentos:

  • el departamento de ejecución de penas;
  • el departamento del personal;
  • el departamento de relaciones internacionales;
  • el departamento de reinserción y libertad vigilada;
  • el departamento de educación;
  • el departamento de prestación de servicios de comunicación y salud; y
  • la presidencia del consejo de inspectores.

La sección regional incluye los establecimientos penitenciarios, las direcciones de reinserción y libertad vigilada y las direcciones de los centros de formación del personal penitenciario.

El consejo de control administrativo comparte la gestión de los establecimientos con los directores. Sin embargo, los mecanismos de toma de decisiones no le permiten velar por el buen funcionamiento del sistema penitenciario, ya que los directores de los establecimientos tienen un gran poder de decisión.1


  1. Turkish Economic and Social Studies Foundation –BerkayMandiraci, “Penal Policies and Institutions in Turkey: Structural Problems and Potential Solutions”, marzo 2015, p. 7.

Existen diferentes tipos de prisión: de régimen cerrado, abierto y semiabierto.

Las prisiones de régimen abierto alojan a las personas condenadas a una pena entre seis meses y tres años. Las personas recluidas en establecimientos de régimen cerrado pueden ser trasladadas a estas prisiones a condición de haber cumplido dos tercios de su pena y tener buen comportamiento. Según las declaraciones de la organización Civil Society in the Penal System, las personas recluidas en las prisiones de régimen abierto están obligadas a trabajar.

Los establecimientos de máxima seguridad de categoría D y F se inspiraron de los modelos de las prisiones «supermax» del sistema estadounidense. Durante el año 2000, el Gobierno turco decidió introducir esta categoría de prisiones en su parque penitenciario. Estos lugares disponen de celdas de una a tres personas, e imponen un régimen de aislamiento social y, en ocasiones, sensorial de diferentes niveles. Las prisiones de categoría D y F se conocen como «las tumbas».1 (Ver rúbrica “Celdas”)


  1. « Cárceles de tipo F: ¿Qué son?“ en Kedistan, mayo 2017.

-

  • El 29 de agosto de 2017, el secretario de Estado, Kenan İpek, declaró que se estaban construyendo 50 prisiones destinadas a la reclusión de las personas vinculadas al movimiento Gülen.
    Según el sitio activista Turkey Purge, el Gobierno turco prevé construir 228 nuevas prisiones en los próximos cinco años. La capacidad de acogida del sistema penitenciario se elevaría entonces a 137 687 plazas.
    El Gobierno pretende asignar 5,5 mil millones de liras turcas a la construcción de 39 prisiones. El presupuesto global del Ministerio de Justicia es de 13,7 mil millones por el año fiscal 2018.

Número de reclusos

229.790

i
2017
/ ICPR

En 2005, había 54 296 reclusos, y la tasa de encarcelamiento era de 75.8. Diez años más tarde, el número de reclusos era de 173 522 y la tasa de encarcelamiento de 220.41.


  1. SPACE ─ Estadísticas penales anuales del Consejo de Europa Estudio 2015, p. 54.

Tasa de ocupación

111 %

i
2017
/ ICPR

La sobrepoblación se concentra en algunas categorías de establecimientos

Los lugares de detención habituales no fueron lo suficientemente amplios para albergar a la cantidad de personas detenidas, de forma masiva, el día siguiente al 15 de julio de 2016. Miles de personas fueron detenidas en estadios, salas de reunión y otros lugares sin cámaras de seguridad, en los que algunas de ellas fueron víctimas de abusos y malos tratos. En mayo de 2017, el SCF declaró que la policía turca utilizaba edificios de la empresa de aguas del Estado (DSI) como lugares de detención. Se denunciaron varios casos de agresión física y verbal.

En la prisión de Karabuket, el gimnasio sirve como celda para albergar a unos cien reclusos. La densidad varía de un establecimiento a otro, e incluso al interior de un mismo establecimiento. Una celda construida para tres o cuatro personas, puede albergar hasta ocho. Algunos reclusos duermen en colchones tirados en el suelo.

La población carcelaria es en su mayoría masculina (96 % de hombres) y joven: el 68 % de las personas detenidas tienen entre 18 y 39 años, con un nivel de educación bajo.

El sistema de prisiones se categoriza por letras, que hacen referencia a diferentes criterios, tales como la arquitectura de los edificios, la capacidad de los establecimientos o el régimen de seguridad. Por ejemplo:

  • las prisiones de categoría M cuentan con dos plantas. Las celdas tienen una capacidad para entre cuatro y diez personas, y cada una dispone de un patio exterior;
  • las prisiones de categoría L remplazan a las antiguas prisiones. Estas están construidas cerca de las grandes ciudades y pueden alojar a varios miles de reclusos;
  • las prisiones de categoría D (dos en total) y F (14 en total) son establecimientos de máxima seguridad, en los que los reclusos son sometidos a un régimen de aislamiento sumamente estricto y deshumanizador;
  • las prisiones de categoría k son establecimientos para menores.

La mayoría de establecimientos disponen de módulos específicos para las mujeres o los niños.

El número de prisiones se elevaba a 3841, en noviembre de 2017:

  • 290 establecimientos de régimen cerrado, entre ellos, ocho para mujeres
  • 71 establecimientos en régimen abierto, entre ellos, cinco para mujeres (siete según la administración penitenciaria)
  • 16 establecimientos de máxima seguridad: 14 de categoría F y 2 de categoría D
  • 7 establecimientos cerrados para menores

  1. Unión de colegios de abogados de Turquia (Türkiye Barolar Birliği), Informe 2016/2017 sobre los derechos humanos (disponible en turco).

Capacidad total del sistema penitenciario

190.861

i
2017
/ Informe de actividades 2016 de la administración penitenciaria.

Los establecimientos penitenciarios están comunicados por el transporte público

la mayoría de las instituciones

El Gobierno turco ha manifestado su deseo de ampliar considerablemente su parque penitenciario. Los antiguos establecimientos ubicados en las pequeñas ciudades y conocidos por su “atmósfera familiar”1 se han cerrado para abrir megaprisiones totalmente deshumanizadas. Estas últimas se sitúan por lo general en la periferia de las grandes ciudades y a menudo es difícil acceder a ellas en transporte público.

Las nuevas construcciones suelen reagrupar varios establecimientos para formar «complejos penitenciarios». Por ejemplo, la prisión de Silivri, abierta en 2008, alberga a 17 000 reclusos en nueve edificios. Este es el establecimiento penitenciario más grande de Europa.

Evolución del número de puestos de guardia penitenciario

52 610

i
2016
/ Informe de actividades 2016 de la administración penitenciaria

Número de trabajadores en el ámbito socioeducativo (ETP)

-

Los trabajadores sociales no están capacitados para trabajar en el entorno carcelario. Además, no son suficientes para cubrir las necesidades de los reclusos, por lo que los guardias deben asumir sus funciones.
En 2016, un total de 652 profesores formaba parte de la Dirección General de Prisiones y Centros de Detención. De ellos, 268 trabajaban en los servicios de reinserción y libertad condicional.

Los directores de establecimientos penitenciarios y los guardias deben seguir una formación antes de asumir su cargo. Esta capacitación se hizo obligatoria en 2010.

La formación teórica preliminar dura cinco meses, y permite a los candidatos aplicar en el campo los conocimientos adquiridos bajo la supervisión de los formadores. Esta formación se considera a veces deficiente y no prepara a los futuros guardias para la realidad de su profesión.

El personal también sigue clases y seminarios temáticos como parte de una formación continua.

  • En el año 2016, 9111 personas participaron en una formación continua. Estas fueron algunas de las formaciones propuestas en 2016: “Derechos humanos”, “Comunicación”, “Efectos negativos de las emociones y cómo combatir el estrés”, “Dirigir y ser dirigente”, “La delincuencia y el delincuente”, “La deontología”, “Ser un modelo social positivo”,“Derecho penitenciario”,“Controlar la ira”, “Técnicas y estrategias de intervención”, “Información sobre los objetos prohibidos y los estupefacientes”, “Lucha contra la evasión”, “Secuestros y situaciones de emergencia”.
    Entre 2014 y 2017, la administración penitenciaria turca participó en el proyecto “IDECOM” (Innovación, desarrollo y comunicación para una mejor educación en los sistemas penitenciarios) junto con Rumania, Portugal, Moldavia y el Europris (Organización Europea de Servicios Penitenciarios y Correccionales), con el objetivo de mejorar la formación profesional del personal penitenciario.

En 2016, la sección regional de la administración penitenciaria contaba con 52 610 personas (el 88 % hombres y el 12 % mujeres).1 Las diferentes funciones comprenden:

  • 1052 directores
  • 37 604 guardias (y 2580 guardias contractuales)
  • 1100 secretarios
  • 84 directores del servicio de reinserción y libertad vigilada
  • 675 psicólogos
  • 652 profesores
  • 425 sociólogos
  • 249 asistentes sociales
  • 10 médicos
  • 471 trabajadores de salud (así como 207 trabajadores contractuales)
  • 3 dentistas
  • 3 nutricionistas

El número de guardias penitenciarios es insuficiente con respecto a la creciente población carcelaria. Los guardias penitenciarios no se reclutan en función de sus cualificaciones o competencias.

En septiembre de 2016, Al Jazeera informó que 1500 miembros del personal penitenciario, acusados de apoyar el movimiento Gülen, fueron suspendidos de sus funciones.

La presidenta de la Fundación turca de derechos humanos afirmó, en septiembre de 2017, que a los guardias que se niegan a torturar a los presos se les amenaza con penas de prisión.


  1. Según las últimas cifras que publicó la administración penitenciaria en su informe de actividades de 2016.

  • En septiembre de 2016, Al Jazeera informó que 1500 miembros del personal penitenciario, acusados de apoyar el movimiento Gülen, fueron suspendidos de sus funciones.
    La presidenta de la Fundación turca de derechos humanos afirmó, en septiembre de 2017, que a los guardias que se niegan a torturar a los presos se les amenaza con penas de prisión.