Fecha del informe

Poblaciones específicas

Número y porcentaje de reclusas

4,3 %(9.985)
i
2017
/ ICPR

Las mujeres están detenidas en instalaciones exclusivamente dedicadas y distritos dedicados. Existes ocho establecimientos cerrados, y cinco abiertos, reservados exclusivamente para las mujeres. Otros cuentan con módulos específicos para mujeres.
Ciertos establecimientos femeninos están sobrepoblados. Según un informe de Platform for Peace and Justice, en la prisión de Tarsus, en 2017, había 70 mujeres detenidas en una celda construida para 17 personas (PPJ).

Las mujeres están separadas de los hombres

El personal de seguridad es

exclusivamente femenino

El personal de seguridad en contacto con las reclusas es exclusivamente femenino. El cuerpo de policía, en su mayoría masculino, se encarga de los traslados al tribunal o al hospital. Los médicos piden a los policías que estén presentes durante las consultas. El personal médico en contacto con las reclusas lo conforman tanto hombres como mujeres. El hecho de que algunos de los ginecólogos de las prisiones sean hombres puede ser un problema para las reclusas.

La administración no proporciona toallas sanitarias. Algunas mujeres con medios modestos no pueden permitírselas.

Women have limited access to services and training in the facilities which also accommodate men.

Se aloja a las mujeres embarazadas en celdas o módulos específicos

no

Las mujeres embarazadas reciben atención prenatal

no

Los cuidados prenatales no siempre se dispensan correctamente.

El parto tiene lugar en

  • en un centro de atención externa
  • dentro del establecimiento penitenciario
  • Şule Gümüşoluk, detenida en la prisión de Kayseri con ocho meses y medio de embarazo, tuvo que dar a luz en la prisión, por decisión judicial. Una decisión que se tomó a pesar de que su parto era potencialmente peligroso.

Se prohíbe la presencia del personal de seguridad durante el parto

no

Las mujeres pueden quedarse con sus hijos

sí, hasta los seis años

Los niños pueden permanecer en prisión con sus madres hasta los seis años de edad, si ningún pariente puede encargarse de ellos.

En agosto de 2017, 668 niños de entre cero y seis años permanecían en prisión con sus madres1:

  • 149 de menos de un año
  • 140 de un año
  • 124 de dos años
  • 117 de tres años
  • 77 de cuatro años
  • 44 de cinco años
  • 6 de seis años
  • 11 de edad desconocida2

  1. Según La Fundación de Periodistas y Escritores, en mayo de 2016, había 560 niños en prisión con sus madres (291 niños y 269 niñas), “Women’s rights under attack”, 2017, p.42. 

  2. Platform for Peace and Justice, “A comprehensive report on the prison conditions in Turkey - In Prison 2017”, p. 2. 

Si bien las prisiones cuentan con guarderías, las madres no pueden entrar en ellas ni hablar con el personal que se encarga de sus hijos. A menudo, las demás reclusas no desean la presencia de los niños en los sus módulos. Si hay lugar disponible, las madres y sus hijos pueden transferirse a otros módulos.

La administración no suministra alimentos adaptados para los niños ni colchones adicionales. Los niños deben compartir la cama con sus madres. No se autoriza tener juguetes en las celdas. Las madres extranjeras tienen más dificultades para suplir sus propias necesidades, así como las de sus hijos, debido al aislamiento familiar. En ocasiones, los niños crecen sin haber salido nunca de la prisión.
Aysun Aydemir dio a luz, por cesárea, el 12 de mayo de 2017. La mujer fue detenida después del parto, a pesar de sus dificultades para caminar, y fue puesta en prisión preventiva en la provincia de Zonguldak junto a su bebé de tres días. El 31 de marzo de 2017, Sezgin Tanrikulu, diputada de la oposición, interpeló al primer ministro por el caso de una mujer que tuvo que dar a luz sola en una estación de policía de Ankara.

  • Aysun Aydemir dio a luz, por cesárea, el 12 de mayo de 2017. La mujer fue detenida después del parto, a pesar de sus dificultades para caminar, y fue puesta en prisión preventiva en la provincia de Zonguldak junto a su bebé de tres días. El 31 de marzo de 2017, Sezgin Tanrikulu, diputada de la oposición, interpeló al primer ministro por el caso de una mujer que tuvo que dar a luz sola en una estación de policía de Ankara.

La legislación prohíbe el encarcelamiento de los menores

no

El 63.5 % de los menores están en espera de juicio. Las niñas representan el 3.2 % de los menores detenidos. Alrededor del 7 % (197 niños) son acusados de delitos relacionados con el terrorismo.

Edad a partir de la cual un menor puede ser encarcelado

12 años

La edad de responsabilidad penal es de 12 años.

Menores reclusos

1 %(2.267)
i
2017
/ Hurriyet Daily News

Ministerio responsable de los menores infractores

Ministerio de Justicia

Los menores son alojados en celdas colectivas y pueden permanecer en:

  • Centros de educación
  • Prisiones para menores (siete en total)
  • En módulos específicos para menores dentro de establecimientos para adultos.

Existe un solo establecimiento para las menores que han sido condenadas.

Los reclusos menores están separados de los adultos

en determinados tipos de instituciones

Al 1 de agosto de 2017, el 50 % de los menores estaban alojados en módulos reservados específicos dentro de establecimientos para adultos.
Los establecimientos para menores están superpobladas y son pocas. A menudo se coloca a los jóvenes en prisiones de adultos para que estén más cerca de sus familias. A menudo, las niñas se alojan en las mismas celdas de las mujeres adultas mientras esperan su juicio.

La legislación prevé celdas individuales para los menores

no

El encapsulado es generalmente colectivo.

La escolarización de los menores es obligatoria

no

El encapsulado es generalmente colectivo. El 39 % de los menores tenía acceso a una formación escolar:

  • 111 seguían cursos básicos de alfabetización (alrededor del 4 %)
  • 62 seguían cursos de alfabetización secundaria (alrededor del 2 %)
  • 187 seguían la educación secundaria obligatoria a distancia (alrededor del 7 %)
  • 495 cursaban el bachillerato a distancia (alrededor del 18 %)
  • 219 recibían una educación normal (alrededor del 8 %)
  • 1 seguía estudios superiores en la universidad

Desde la instauración del estado de excepción, las autoridades obstaculizan los programas escolares de los menores acusados de terrorismo, quienes no están autorizados a presentar sus exámenes académicos. Al 1 de agosto de 2017, alrededor del 2 % de los menores participaba en un programa educativo formal, mientras que el 16.7 % seguía un programa de educación informal.

Seis menores perdieron la vida en prisión, entre noviembre de 2015 y junio de 2017: cinco a causa de un incendio y uno por suicidio.
Las condiciones de reclusión son deficientes, las raciones de alimentos son insuficientes y de mala calidad, y el personal inflige malos tratos a los menores. Durante el mismo periodo, 133 menores entablaron 203 demandas, 111 por tortura y malos tratos. El mayor número de denuncias se presentaron en el centro para menores de Sincan.

Reclusos extranjeros

2,6 %(5.932)

De ellos, 2.292 son sirios.

i
2017

Se informa a los reclusos extranjeros sobre su derecho de comunicar con los representantes consulares de su país

La ayuda diplomática o del consulado varía según el país de origen de las personas.

Se traduce el reglamento interno de la prisión

no

El reglamento interno de la prisión casi nunca se traduce.

Los reclusos extranjeros tienen acceso a un intérprete profesional

no

El número de traductores es limitado. Muy pocos guardias y miembros del personal médico hablan otros idiomas, como el inglés. Los reclusos extranjeros pueden seguir cursos de turco si lo desean.

Los reclusos extranjeros están autorizados a trabajar

Los extranjeros, al igual que los turcos, tienen derecho a acceder a un empleo. Sin embargo, en la realidad, esta población es objeto de discriminación. La organización Civil Society in the Penal System (CISST) informó sobre el caso de un recluso extranjero al que le negaron el derecho de trabajar en la cocina de la prisión por el color de su piel.

Sí, los detenidos extranjeros pueden hacer llamadas telefónicas en su país.

Las llamadas internacionales son demasiado costosas. Para llamar a un número turco se necesita, en promedio, una tarjeta telefónica y cuatro para llamar a un número internacional.

Los familiares de los reclusos extranjeros deben realizar complicadas diligencias para obtener una autorización de visita. Por ejemplo, se les exige varios documentos oficiales, con su respectiva traducción.

Algunos establecimientos albergan un número considerable de extranjeros. La prisión de categoría L de Maltepe aloja 1582 reclusos extranjeros de 97 nacionalidades. En este establecimiento, suelen crearse redes de ayuda mutua, y la dirección presta mayor atención al respeto de ciertos derechos como el acceso a los servicios intérpretes y el mantenimiento de los vínculos familiares.

Los elevados gastos de extradición corren por cuenta de los reclusos extranjeros. Los plazos para los traslados suelen ser largos.

Se prohíbe la cadena perpetua

no

El Código Penal prevé la cadena perpetua. Existen dos tipos de cadena perpetua:

  • simple (müebbe thapis en turc, life imprisonment en anglais)1
  • y agravada (a ğırlaştırılmışmüebbethapis en turc, aggravated life imprisonment en anglais).2 Las personas condenadas a cadena perpetua permanecen bajo un régimen de seguridad estricto. Los menores no son sujetos a esta pena.

  1. Artículo 48 del Código Penal (leer la versión en inglés del Código Penal). 

  2. Artículo 47 del Código Penal (leer la versión en inglés del Código Penal). 

Personas que cumplen cadena perpetua

Información no comunicada

126 fueron condenados por terrorismo y crimen organizado. Desde entonces, el Ministerio de Justicia dejó de transmitir esta información a las organizaciones Civil Society in the Penal System (CISST) y Turkey’s Center for Prison Studies (TCPS).

Los regímenes de reclusión varían en función del tipo de cadena perpetua: simple o agravada. La ley prevé que las personas condenadas a cadena perpetua gocen de las mismas condiciones y derechos que el resto de los reclusos:

  • derecho a recibir visitas semanales de sus familiares (hasta el tercer grado) y de tres amigos;
  • derecho a llamadas telefónicas semanales;
  • salidas al aire libre durante el día;
  • posibilidad de comunicar con los demás reclusos.

Las personas condenadas a cadena perpetua agravada tienen un régimen de reclusión específico más estricto:

  • derecho a visitas de una hora y a llamadas telefónicas cada quince días. Solo se permiten las visitas de los familiares (hasta el segundo grado)1;
  • una hora de salida al aire libre;
  • aislamiento en las celdas construidas para las sanciones disciplinarias;
  • solo pueden comunicar con los reclusos condenados a la misma pena, durante la salida al patio y las actividades Estas condiciones solo se permiten a los reclusos con buen comportamiento;
  • los reclusos no tienen la posibilidad de trabajar, por lo que dependen de sus seres queridos. El régimen de aislamiento les impide intercambiar objetos con los demás reclusos. Algunos tratan de vender objetos fabricados al exterior, lo que es bastante difícil teniendo en cuenta su aislamiento.

Estas condiciones de reclusión afectan su salud mental y física (ver Sección Salud)


  1. No se les permite ver a sus sobrinos, primos o amigos. 

La libertad condicional1 es posible:

  • A partir de los 24 o 30 años, según el delito cometido: para los reclusos condenados a cadena perpetua simple.
  • A partir de los 30 años: para los reclusos condenados a cadena perpetua agravada que solo han cometido un delito.
  • A partir de los 36 años: para los reclusos condenados a cadena perpetua agravada por crimen organizado.

Las personas que cometan un delito contra la Constitución, el Estado o la Nación pueden ser condenadas a cadena perpetua "real" (sin posibilidad de libertad condicional). El consejo disciplinario y administrativo de la prisión es en encargado de aprobar la excarcelación de los reclusos, que pueden posponerse en caso de sanción disciplinaria.


  1. Civil Society in the Penal System / Turkey’s Center for Prison Studies, “Addressing prisoners with special needs: life imprisonment”, p.33. 

38,6 %

i
2017
/ ICPR

La duración máxima de la prisión preventiva pasó de cinco a siete años, en agosto de 2017.
Al 30 de octubre de 2017, se había arrestado alrededor de 150 000 personas, de las cuales 50 000 permanecieron en prisión, entre ellos 7500 militares.
Trece diputados fueron encarcelados después de la tentativa de golpe de Estado y retenidos hasta marzo de 2017. Un total de 84 alcaldes, considerados por el Poder Ejecutivo como simpatizantes del PKK, fueron suspendidos de sus funciones o detenidos hasta marzo de 2017.
En marzo de 2016, 6592 presos eran presuntamente miembros del PKK.

  • Los actores de la sociedad civil también fueron víctimas de estos arrestos masivos. El presidente de Amnistía Internacional de Turquía, Taner Kiliç, fue arrestado el 6 de junio de 2017 y ha permanecido en reclusión desde entonces. La directora de dicha organización en Turquía, Idil Eser, también fue arrestada, ese mismo mes, junto con once miembros de otras organizaciones de la sociedad civil.
    Los periodistas y los abogados también están bajo la mira de las autoridades, quienes obstaculizan las investigaciones sobre las violaciones de los derechos humanos. Según el sitio web Turkey Purge, entre la fecha de la tentativa de golpe de Estado y el 5 de febrero de 2018, 319 periodistas fueron arrestados.
    Según The Arrested Lawyers Initiative, entre julio de 2016 y diciembre de 2017, 570 abogados fueron arrestados y 1486 procesados. Entre ellos, 70 están cumpliendo penas de prisión.
    Osman Kavala, un empresario turco, filántropo y defensor del diálogo intercultural fue arrestado el 18 de octubre de 2017, en el aeropuerto Atatürk de Estambul, cuando regresaba de una reunión llevada a cabo junto con el Instituto Goethe. Desde entonces permanece en prisión.

Los procedimientos de apelación son tramitados por el Segundo Tribunal Penal Superior. La duración de los procedimientos suele ser larga. Hay muchos presos que esperan una decisión del Tribunal de Apelación (llamado hükümömömözlü).

La pertenencia a una minoría o población autóctona es un criterio para asignar a los reclusos a una celda o un módulo determinados

Se aloja a las personas LGBTI en celdas o módulos específicos

en la mayoría de los casos

Por lo general, las personas LGBTQI son puestas en aislamiento o en celdas individuales con el fin de evitar agresiones. Esta medida concierne principalmente a las mujeres transgénero en las prisiones de hombres. El acceso al empleo y a las diferentes actividades es limitado, e incluso imposible en algunos casos. Las personas LGBTI no tienen derecho a recibir visitas conyugales.

Una persona transgénero solo puede modificar su estado civil tras una operación de reasignación de sexo. Para poder cumplir su condena en un módulo o establecimiento correspondiente a su identidad sexual, las personas transgénero deben recibir un tratamiento de reasignación de sexo en un hospital público. El procedimiento dura por lo menos un año.
El número de reclusos LGBTIQ en 2016 se elevaba a 137. Esta cifra comprendía únicamente las personas transexuales en celdas específicas y las personas homosexuales que solicitaban ser alojadas en las mismas celdas

  • Una mujer trans, recluida en la prisión para hombres de Tekirdağ, espera su operación desde hace cinco años.

Muchas personas LGBTI ocultan su orientación sexual para protegerse de posibles agresiones por parte de los demás reclusos o del personal penitenciario. Por lo tanto, no existen datos precisos relativos a esta población en las prisiones turcas.

  • En 2014/2015, el Gobierno turco consideró abrir prisiones destinadas únicamente a las personas LGBTQI con el objetivo de protegerlas de posibles agresiones. Las organizaciones LGBTQI ponen de relieve el riesgo de ruptura de los vínculos familiares a causa de la lejanía, y consideran que un proyecto de este tipo institucionalizaría la discriminación contra esta comunidad. Las autoridades no han comunicado ninguna información sobre la concretización de dicho proyecto.

La asignación de las personas transgénero a un establecimiento depende de

  • su propia identificación
  • su estado civil
  • su sexo biológico

Los hombres homosexuales son puestos en las mismas celdas que las personas transexuales o en régimen de aislamiento[înformation], una vez que declaran su orientación sexual. Las mujeres homosexuales o bisexuales son puestas en módulos específicos cuando se conoce su orientación sexual. En ciertos casos pueden ser objeto de burlas o discriminación por parte de los reclusos heterosexuales.
La ubicación de un recluso transexual en una celda o módulo especial se hace en función de su estado civil.1


  1. En Turquía, los hombres tienen una tarjeta de identidad azul y las mujeres una naranja. 

Las personas transgénero reciben tratamiento médico específico

no

  • Diren Coşkun, detenida desde agosto de 2017 en la misma prisión, hizo una huelga de hambre total para denunciar el régimen de aislamiento que le impusieron, y las exigencias que debe cumplir para acceder a las operaciones y al tratamiento médico que necesita.

Se autoriza a las personas LGBTI a recibir visitas conyugales

no

Los reclusos mayores no se separan de los demás reclusos. Esta población no cuenta con una calidad de vida adaptada ni con los cuidados necesarios En la prisión de Silivri, los tratamientos médicos suelen suministrarse con varias semanas de retraso y a veces ni siquiera se suministran.1

La edad avanzada de los reclusos no es un motivo para conceder la liberación anticipada.

Los establecimientos penitenciarios están adaptados a las necesidades de los reclusos con discapacidad

algunos establecimientos

Los establecimientos de categoría R están destinados a las personas que padecen patologías graves y necesitan tratamientos médicos importantes ─reclusos con discapacidades o enfermedades mentales─. Turquía cuenta con dos de estos establecimientos:

  • Metris, situado en Estambul
  • Mememen en Izmir
    En estos lugares se garantiza el acceso a los cuidados médicos y se brinda asistencia a los reclusos en sus necesidades cotidianas. Sin embargo, la calidad de estos cuidados se considera "mejorable".
    En las demás prisiones, las condiciones de vida de las personas con minusvalías son aún más difíciles, puesto que las infraestructuras no son adaptadas. La mayoría de las prisiones del país son de dos plantas; si bien las personas con minusvalías son ubicadas en la planta baja, la mayor parte de las actividades se lleva a cabo en la segunda planta, incluso las visitas.
    Los vehículos para el traslado de los reclusos tampoco se adaptan a la condición de estas personas. En 2015, solamente 34 prisiones disponían de una ambulancia

El personal penitenciario está capacitado para atender a los reclusos con discapacidad

no

Los reclusos deben pedir ayuda a sus compañeros, y se han constatado abusos. Las personas con discapacidades sufren particularmente del difícil acceso a los cuidados médicos (ver sección “Salud”).

  • En mayo de 2015, la organización Civil Society in the Penal System (CISST) constató que no habían sillas de ruedas especiales para cruzar los detectores de metales.1


    1. Civil Society In the Penal System, “Beeing a disabled, foreign or LGBTI prisoner”, Junio de 2015, p.15. 

Se ha abolido la pena de muerte

sí, abolida desde el 7 de mayo de 2004

La última ejecución tuvo lugar en 1984.[^última]

[última]: Entre 1920 y 1984 se ejecutaron 712 personas. Hıdır Aslan fue la última persona ejecutada el 25 de octubre de 1984.

  • Desde hace algunos años, el restablecimiento de la pena de muerte forma de nuevo parte del debate público. El 16 de abril de 2017, se llevó a cabo un referendo con el fin de ampliar los poderes del presidente. Una multitud de personas gritaba «Pena de muerte» en Estambul, al momento de la victoria del «Sí». El presidente Recep Tayyip Erdoğan anunció que estaba dispuesto a organizar un referendo para restablecer la pena de muerte.