Año2016

Vida cotidiana

La administración penitenciaria propone actividades a los reclusos

La formación profesional es impartida por el personal.

Se imparten formaciones profesionales

Los reclusos tienen acceso a ordenadores

en algunos establecimientos

Las celdas del establecimiento penitenciario situado al sur de Auckland, en Wiri, disponen de teléfonos y computadores, los cuales están fijados en el escritorio y no tienen conexión a internet, y cuya pantalla sirve también como televisor. Los reclusos tienen la posibilidad de trabajar o de estudiar desde sus celdas. Asimismo, pueden concertar una cita para una visita o para una consulta médica.

Los reclusos tienen acceso a la televisión

sí, si lo alquilan

La administración penitenciaria autoriza el acceso a Internet

no

Algunas organizaciones o personas externas están autorizadas a intervenir en las prisiones

Numerosos organismos están autorizados a ingresar en prisión :

  • organizaciones religiosas como Prison Fellowship y Christian Community Agency visitan a los reclusos y brindan asistencia religiosa y sesiones de estudio bíblico.

  • diversas organizaciones que participan en la reinserción social de los reclusos, entre ellas: Prison Chaplaincy Service of Aotearoa New Zealand y Prisoner’s Aid and Rehabilitation Society.

  • centros jurídicos comunitarios, establecidos en las regiones más grandes del país, ofrecen asistencia jurídica gratuita a las personas procesadas que no pueden financiar su defensa.

  • también tienen acceso a las prisiones: los miembros del Parlamento, los voluntarios, las personas protegidas, los consejeros jurídicos, los agentes de policía, los visitantes que autoriza la legislación y el mediador.

Los reclusos están autorizados a disponer de medios económicos

Los medios económicos están disponibles

en una cuenta nominativa

El día del encarcelamiento, se les decomisa el dinero y este se deposita en una cuenta fiduciaria. Los familiares pueden transferirles dinero por medio del servicio postal o consignar dinero en efectivo, giros postales o cheques durante la visita. Las transferencias electrónicas pueden efectuarse luego de haber contactado al empleado fiduciario de la prisión.
Los reclusos pueden disponer de un total de 200 $ en sus cuentas bancarias y gastar un máximo de 70 $ por semana. Pueden comprar productos alimenticios, productos de baño, tarjetas telefónicas, estampillas y productos de confitería.

Los reclusos indigentes reciben una ayuda financiera o en especie

Los reclusos pueden beneficiarse de una ayuda social gracias a Welfare and Entertainment Fund. El dinero asignado se deja a discreción del director del centro penitenciario.

La ley de 2005 sobre las solicitudes de indemnización de las personas detenidas y de las víctimas establece que los ingresos de los reclusos pueden servir para restituir las indemnizaciones que se deban a las víctimas. Esta misma ley prohíbe a los reclusos exigir indemnizaciones en caso de que se sufran daños.

Los reclusos conservan su derecho al voto

Los reclusos preventivos conservan su derecho al voto. La promulgación del proyecto de ley sobre la revisión del código electoral de 2010 priva del derecho al voto a los reclusos neozelandeses. Todos los reclusos condenados antes de 2010 aún tienen la posibilidad de votar, ya que esta ley no es retroactiva.