Año2016

Seguridad, orden y disciplina

Las funciones de seguridad son responsabilidad de

la administración penitenciaria

El sistema penitenciario cuenta con establecimientos, módulos o celdas con dispositivos de seguridad altamente reforzados

Algunos establecimientos penitenciarios, como el de Monte Edén, tiene celdas de aislamiento con constante videovigilancia.

Las celdas que albergan a detenidos considerados en riesgo de suicidio o autolesión también están bajo constante videovigilancia.

Los reclusos se clasifican en función de su supuesto nivel de peligrosidad

Los procedimientos relativos a los registros corporales están regulados. Tanto el agente que procede con los registros como el que acompaña deben ser del mismo sexo que el recluso. Las inspecciones se deben llevar a cabo en horas razonables del día. Estas constan de cacheos personales, escáneres corporales y de registros de celdas.

Los cacheos corporales (bucales, nasales, auriculares, anales y genitales) se realizan únicamente cuando el recluso entra o sale de la prisión (incluyendo cuando se traslada a un tribunal) o en caso de sospechas razonables de encubrimiento dentro del cuerpo.

El Comité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura manifestó su preocupación en cuanto a la gran variedad de circunstancias por las cuales es posible llevar a cabo registros corporales 1.


  1. Comité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura, CAT/C/NZL/CO/6, p. 4 (en inglés) 

La administración registra los incidentes

Las sanciones disciplinarias pueden ser colectivas

El SPT ha recibido denuncias de menores que afirman que se ha recurrido al encierro prolongado y colectivo para “castigar a los reclusos de un pabellón o dependencia en el que se haya producido un incidente, independientemente de su participación en este”.1


  1. Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura CAT/OP/NZL/1, mayo de 2014, p. 10 

Se recurre al aislamiento como medio de

  • sanción
  • protección
  • seguridad

Los detenidos pueden ser enviados a la celda de aislamiento según el artículo 69 de la ley sobre los establecimientos penitenciarios de 2004.

Las celdas de aislamiento están ubicadas en un módulo específico. En su último informe, el Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura (SPT) hizo una crítica respecto a las celdas de aislamiento (también denominadas unidades de aislamiento), particularmente las del establecimiento penitenciario de Monte Edén, a causa de las “deplorables condiciones de higiene”.

El SPT estimó las celdas de aislamiento de la prisión central de Auckland como demasiado pequeñas, describiéndolas como verdaderas “latas de sardinas”. Asimismo, criticó la videovigilancia que se hace constantemente. El patio solo es una “pequeña jaula que no ofrece ninguna posibilidad de practicar actividades físicas”.

Los reclusos en aislamiento pierden sus actividades, trabajo y formación. El derecho a participar en las actividades puede ser denegado durante dicho periodo.

El mantenimiento de los vínculos familiares de los reclusos en aislamiento no se garantiza.