Resumen

Nombre del ministerio responsable de la administración penitenciaria

  • el Ministerio del Interior
  • el Departamento de Justicia de Cataluña

La administación de la política penitenciaria es competencia del Ministerio del Interior para todas las Comunidades Autónomas a excepción de Cataluña

Presupuesto de la administración penitenciaria

1.271.121.750

i
2017
/ Ministerio de hacienda y función pública, Presentación de proyectos de presupuesto generales del Estado", 2017, p. 82.

dólares - 1145 millones de euros1.


  1. El 72 % de este presupuesto (823 millones de euros) se destina a la remuneración de los funcionarios. En 2015, el presupuesto de la administración penitenciaria se elevaba a 1547 millones de euros. 

Porcentaje del presupuesto que el ministerio asigna a la administración penitenciaria

14,3 %

i
2017
/ Ministerio de hacienda y función pública, Presentación de proyectos de presupuesto generales del Estado", 2017, p. 82.

La administración delega a empresas privadas la gestión, parcial o total, de los establecimientos penitenciarios

La vigilancia perimetral de los centros penitenciarios se ha ido privatizando gradualmente.

En el proyecto piloto, iniciado en 2013, participaron 21 instituciones; en octubre de 2014, este se amplió a los demás centros. El presupuesto asignado a este proyecto ascendía a 48 millones de euros. ACAIP criticó fuertemente esta iniciativa la calificó de “enorme y sin ningún sentido”. El sindicato denunció los vínculos del Partido Popular (PP) con las empresas de seguridad.

El sistema penitenciario español está dividido en dos administraciones:

  • La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIP) para todas las Comunidades Autónomas de España, a excepción de Cataluña. Está bajo la supervisión del Ministerio del Interior.
  • La Dirección General de Servicios Penitenciarios (DGSP) de Cataluña. Está bajo la supervisión del Departamento de Justicia.

Un comité mixto permite la coordinación entre las dos administraciones.

Las condiciones de vida varían en función de la administración (SGIP o DGSP) responsable del centro penitenciario, del estado de las instalaciones y del régimen de reclusión.

El régimen de reclusión se basa en un sistema de clasificación de los internos:

  • Primer grado: la administración penitenciaria clasifica en primer grado a los reclusos potencialmente peligrosos, a quienes se aplica el régimen cerrado. Los internos preventivos considerados peligrosos también pueden ser asignados a este régimen.

  • Segundo grado: Este es un régimen cerrado ordinario.

  • Tercer grado: Las personas clasificadas en tercer grado pueden continuar su tratamiento en régimen de semilibertad. La situación personal (ser madre, estar enferma…), la gravedad del delito y el comportamiento de la persona privada de libertad se tienen en cuenta a la hora de asignarlas a este grado.

Las autoridades publican estadísticas oficiales sobre la población carcelaria

de manera regular: mensual y anualmente

La administración penitenciaria cuenta con un sistema informático de registro

Número de reclusos

58.814

(sin los menores)

i
2017
/ SGIP

Tasa de encarcelamiento (por 100 000 habitantes)

119

i
2017
/ SGIP

Número de ingresos

33.174

i
2017
/ SPACE

Número de salidas

33.529

i
2017
/ SPACE

Duración media de encarcelamiento (en meses)

21,7

i
2017
/ SPACE

Tasa de ocupación

71,8 %

i
2017
/ SGIP

El país ha sido condenado por un tribunal internacional debido a su sobrepoblación carcelaria

no

Desde 2010 se ha venido observando una disminución de la población carcelaria, que se explica principalmente por el aumento del número de penas no privativas de libertad y las reformas legislativas que reducen la duración de las penas para determinados delitos.

Un organismo de control ha emitido alguna decisión relativa a la sobrepoblación carcelaria

En su informe de 2017, el CPT mencionó los esfuerzos de las autoridades españolas para poner fin al hacinamiento en las cárceles.

Sin embargo, la distribución de la población carcelaria es irregular. Algunos establecimientos o módulos siguen estando superpoblados. El diputado Diego Cañamero denunció el hacinamiento en la cárcel de Jaén II, tras una visita llevada a cabo en mayo de 2017.

En 2010 se llevaron a cabo importantes reformas del Código Penal. Estas modificaciones tienen por efecto:

  • reducir la duración máxima de las penas y el número de personas encarceladas. Las revisiones de condenas se conciernen principalmente los delitos de drogas y los delitos contra la seguridad vial;
  • la aplicación de penas alternativas, como el servicio comunitario;
  • el principio de “proporcionalidad” a la gravedad de los hechos y el principio de “excepcionalidad” se introducen con el fin de reducir el número de preventivos.

En diciembre de 2016, la población carcelaria se elevaba a 59 589 reclusos. En diciembre de 2009 este número se elevaba a 76 079.

Los centros penitenciarios se dividen en cuatro categorías:

  • 69 instituciones cerradas de la SGIP y nueve de la DSGP;
  • 56 centros de integración social semiabiertos (CIS) de la SGIP y cuatro de la DGPS;
  • tres unidades para madres de la SGIP;
  • dos hospitales psiquiátricos en las prisiones de la SGIP, y uno de la DGPS.

Número total de establecimientos

78

  • La cárcel Modelo cerró en 2017.
    La cárcel de Archidona en Málaga se inauguró a principios de 2018, tras cinco años de construcción. Sin embargo, el sitio web de la SGIP informa que la construcción tuvo lugar en 2017.

Capacidad total del sistema penitenciario

84.478

23 823 plazas están sin ocupar.

i
2017
/ SGIP

El tamaño de los diferentes establecimientos penitenciarios varía significativamente. Algunos centros penitenciarios son verdaderos complejos que cuentan con numerosos módulos, como los centros penitenciarios de Madrid VII, León y Málaga II que tienen más de mil plazas. Otros, en cambio, no superan las 100 plazas, como la prisión de Cuenca que tiene 60 celdas.

Los establecimientos penitenciarios están comunicados por el transporte público

la mayoría

La Modelo, una cárcel para hombres ─especialmente preventivos─ que estaba situada en el centro de Barcelona, era una excepción. Esta prisión cerró definitivamente en 2017. El centro penitenciario de mujeres conocido como el Wad-Ras está situado en el centro de Barcelona.

Número de guardias penitenciarios (ETP)

18.339

Hay 18 339 guardias penitenciarios: 15 031 en las instalaciones de la SGIP, y 3308 en instalaciones de la DGSP.

i
2017
/ SPACE I, “Prisons Populations Survey 2016”, 2017, p. 132.

Ratio guardias/reclusos

1 : 3.3

El ratio es 2.6 en Cataluña y 3.5 en el resto de España.

i
2016
/ SPACE I, “Prisons Populations Survey 2016”, 2017, p. 144.

Número de trabajadores en el ámbito socioeducativo (ETP)

2.702

i
2016
/ SPACE I, “Prisons Populations Survey 2016”, 2017, p. 132.

Existen dos categorías de personal socioeducativo.

  • El número de psicólogos y funcionarios encargados de evaluar a los reclusos es de 806 (579 en la SGIP y 227 en la DGPS).
  • El número de personas encargadas de las actividades educativas (trabajadores sociales, maestros y educadores) es de 1896 (1430 en la SGIP y 439 en la DGPS).

El personal penitenciario está representado por uno o varios sindicatos

La organización sindical más influyente es la ACAIP (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias). La APFP (Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones) es un grupo de funcionarios de la administración penitenciaria. Varias manifestaciones tuvieron lugar en 2017. Más de 3000 funcionarios de prisiones del país se movilizaron para denunciar un deterioro de sus condiciones de trabajo: agresiones cotidianas, falta de personal, bajos salarios y violaciones de la legislación laboral.

  • El 6 de febrero de 2017, el personal de la cárcel Modelo de Barcelona se movilizó contra el cierre del establecimiento.
    En abril de 2018, los sindicatos denunciaron la “falta de personal y de recursos” después de que un interno incendiara su celda en la cárcel de La Luna. En un comunicado de prensa, los sindicatos ACAIP, CC.OO. y ATP advirtieron sobre las posibles violaciones a la integridad física, tanto de los reclusos como del personal, que puede provocar esta situación.

El personal encargado de la vigilancia debe recibir una formación. El personal de vigilancia debe pasar un examen para integrar la administración penitenciaria. Tres ejercicios son eliminatorios: estos evalúan su personalidad, conocimiento y aptitud física. Los guardias seleccionados llevan a cabo una formación en alternancia.
Existen ciertos requisitos para ser funcionario de prisiones: es necesario ser español, tener 16 años y no haber alcanzado la edad de jubilación, tener un título de bachiller o técnico, y no haber sido condenado por delito doloso a una pena privativa de libertad superior a tres años.

En 2016, un total de 23 952 personas desempeñaron las diferentes funciones de la administración penitenciaria. El personal de vigilancia representaba el 78.5% de todo el personal. Juristas, psicólogos, sociólogos, pedagogos, trabajadores sociales, personal sanitario y educadores realizan otras funciones.
En su informe de 2015, la ACAIP expresó su preocupación por el envejecimiento del personal penitenciario: mientras que en 1995, el 79% de los funcionarios tenía menos de 40 años, en 2015, ese porcentaje era inferior al 21%; actualmente, el 40.9% de los funcionarios de prisiones tiene más de 50 años. Un gran número de funcionarios se jubilará pronto. Además, las bajas por enfermedad son frecuentes y las condiciones de trabajo se consideran un factor desencadenante.