Año
Contribuidor(es)Derrick Thulani & Sasha Gear (Just Detention International)

Sistema penitenciario

En 2017, el Departamento de Servicios Correccionales administraba 243 establecimientos. De ellos, unos 237 estaban activos y 6 fueron cerrados temporalmente para mejoras, reparaciones y renovaciones1. Las instalaciones están viejas y deterioradas.

Las dos prisiones de máxima seguridad imponen límites extremos a la interacción humana. El C-Max, en Pretoria, fue construido en 1973. Ebongweni, en Kokstad se inauguró oficialmente en 2002. Fue construida por el consorcio Secelec y es la prisión de máxima seguridad más grande del mundo, con una capacidad oficial para 1440 reclusos.

Todas las cárceles sudafricanas se han diseñado de manera similar. Las más grandes, en los centros metropolitanos, consisten en edificios de varias plantas separados por un corredor interior en forma de espiral. De estos edificios, uno es para reclusos preventivos, otro para reclusos de seguridad media, otro para reclusos de máxima seguridad y otro para mujeres. Algunas prisiones consisten en varios edificios de una sola planta.


  1. Departamento de Servicios Correccionales, Informe anual 2016/2017, p. 24. 

Número de establecimientos en gestión privada

2

i
31/03/2017
/ Departamento de Servicios Correccionales

Número de plazas operacionales

119.134

i
31/03/2017
/ Departamento de Servicios Correccionales

El Departamento de Servicios Correccionales (DCS, por sus siglas en inglés) reportó que, a marzo de 2017, 34 370 miembros del personal trabajaban como guardias o agentes de seguridad.

Las tasas de ausentismo fueron elevadas: para el período del 1 de abril de 2016 al 31 de marzo de 2017, cerca del 27 % de los casos de ausencia o ausencia reiterada al trabajo —sin razones válidas o sin el debido permiso— se llevaron a una audiencia disciplinaria1 (el 32 % el año anterior). Este problema se debe sobre todo a la desilusión, ya que los agentes no están debidamente capacitados, y deben hacer frente a problemas de sobrepoblación y a un estado general de deterioro en su entorno laboral. La escasez de personal también afecta sus condiciones de trabajo: “Durante el día, cuando hay poco personal en los módulos, las personas que trabajan están a menudo tan sobrecargadas que después de un par de días están agotadas y necesitan unos días de baja laboral; no pueden cumplir con todas sus responsabilidades porque todo su tiempo está ocupado con tareas de seguridad”2.

Los turnos de trabajo en la prisión se organizan de manera ineficiente 3.

Durante la noche, un solo agente es responsable de supervisar un módulo entero (en el que se puede albergar a más de 1000 reclusos), por lo que responder a una emergencia puede demorar hasta una hora.


  1. Departamento de Servicios Correccionales, Informe anual 2016/2017, p. 108. (en inglés). 

  2. Sonke Gender Justice - Dissel, A., “Bythe Grace of God”, 2016, p. 73. 

  3. Los turnos se organizan con el fin de implementar el “Establecimiento de 7 días”. Su objetivo es garantizar un servicio completo durante siete días a la semana en lugar de cinco días como lo hacía antes. A pesar de su intención, este sistema de turnos deja a las instalaciones con un personal mínimo, a menudo hasta cuatro días a la semana. 

Número de vigilantes

34.370

i
31/03/2017
/ Departamento de Servicios Correccionales