Año

Contacto con el mundo exterior

Todos los reclusos tienen derecho a recibir visitas

no

Las visitas varían según el establecimiento. Algunos restringen este derecho debido a los problemas de espacio y seguridad que causa de la sobrepoblación. El estatus de los reclusos también influye en su régimen de visitas. Los presos políticos, por ejemplo, tienen ciertas restricciones.
La situación insular de numerosos establecimientos limita igualmente las posibilidades de visita, ya que las familias no disponen de los medios suficientes para desplazarse. La granja penal de Iwahig está situada a 600 kilómetros de Manila, ciudad de la que algunos reclusos son originarios. Actualmente, veinte familias viven en este establecimiento1.
En algunas ocasiones, los establecimientos suspenden las visitas a causa de los motines.


  1. Life inside the Philippines’ prison without walls en Al Jazeera, 7 de octubre de 2015 (en inglés).

Se autorizan las visitas conyugales

En la prisión de Bilibid, las mujeres de los reclusos pueden pasar la noche1.


  1. “Système D dans les prisons surpeuplées des Philippines” en Le Temps, 6 de mayo de 2016 (en francés).