Fecha del informe
Autor(es)Prison Insider

Introducción

La mayoría de los establecimientos penitenciarios de Camerún son antiguos e insalubres. Los edificios están mal ventilados y el acceso a los baños y al agua es limitado. Las malas condiciones de higiene y las dificultades a la hora de recibir atención médica, acentuadas por el gran número de presos, provocan problemas de salud. Desde el 2011 se han construido nuevos centros. El Estado también ha emprendido obras de renovación.

Se realizan un gran número de arrestos en el norte y en el este del país en el marco de la lucha contra el grupo armado Boko Haram (enlace en francés) y en relación con los movimientos de protesta, y la represión de los mismos, en la zona anglófona (enlace en francés). La adopción de la Ley Antiterrorista, en 2014, permitió ampliar los motivos de arresto y de encarcelamiento. Se han denunciado casos de detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos. Muchas personas han sido objeto de arrestos injustificados, sin que existan pruebas, en nombre de la lucha contra Boko Haram. Permanecen detenidos varios meses en campos militares sin haber sido juzgados. Dichas detenciones incluyen a niños, que en ocasiones no alcanzan ni cinco años.

Estos arrestos masivos contribuyen a la superpoblación de los centros penitenciarios cameruneses, provocada por el elevado número de detenidos y los dilatados plazos de la Justicia. Las condiciones de detención empeoran y constituyen un trato inhumano. Los fallecimientos en prisión son frecuentes.

Población del país

24.320.000

Régimen político

República presidencialista

Índice de desarrollo humano

0,518

i
2016
/ PNUD