Año2017
Contribuidor(es)Bénédicte Brunet-La Ruche/Prison Insider

Población específica

En julio de 2016 la población carcelaria total era de 6,847 personas.

La tasa de encarcelamiento está disminuyendo, pero sigue siendo alta en comparación con otros países de África occidental. En 2016, había 63 prisioneros por cada 100.000 habitantes. En 2014 había 66 prisioneros y en 2012 había 77 prisioneros.

La justicia tradicional limita el uso de la justicia “formal”, como en muchos países africanos. Para analizar la justicia tradicional, véase la Iniciativa Africana para la Seguridad Humana[^rat].

La superpoblación en las cárceles es una gran preocupación. La tasa de ocupación en julio de 2016 fue del 204% con una capacidad teórica para 3.350 prisioneros. Esta tasa ha ido disminuyendo desde 2013, principalmente después de la apertura de la prisión Abomey-Calavi en 2014. El problema de la superpoblación está particularmente relacionado con el mal funcionamiento del sistema penal. La tasa de detenidos en espera de juicio es particularmente alta en comparación con la de los prisioneros condenados: en julio de 2016, el 66,6% de los 6.847 detenidos se encontraba en prisión provisional. Todas las prisiones, excepto la de Akpro-Missérété, estaban superpobladas. Acogen de dos a cinco veces más de prisioneros de los que están preparadas para albergar.

El nuevo Código de Procedimiento Penal se aprobó en 2012 y se promulgó en marzo de 2013. Establece medidas para ajustar las penas de prisión y las medidas de libertad anticipada que, si se aplicasen, podrían tener un impacto en la situación de superpoblación en las prisiones.

[^rat]:Benín revisión de la justicia criminal Junio de 2009, Parte 3, estudio sobre la justicia consuetudinaria en Benín, página 91.

Preventivos

66,6 %

i
31/07/2016
/ Ministerio de Justicia y Legislación

En julio de 2016, las prisiones tenían un total de 259 mujeres prisioneras, lo que representaba el 3,8% de la población carcelaria. Los menores son encarcelados junto con las mujeres.

No existe una prisión reservada para mujeres. En teoría, los prisioneros deberían estar separados por sexo, pero esto no siempre se respeta en la práctica. En las prisiones de Cotonou, Ouidah, Abomey, Parakou, Lokassa y Abomey-Calavi, las mujeres prisioneras y los menores deben cruzar la zona de los hombres para acceder al patio central, la administración, la unidad de cuidados, el salón, el lugar de culto, etc. En algunas prisiones, las entradas a las áreas de prisión asignadas para las mujeres y menores de edad las organizan los prisioneros masculinos.

El personal penitenciario es predominantemente masculino, incluido el de las áreas de la prisión destinadas a las mujeres.

Las áreas de prisión de las mujeres están generalmente más limpias que las de los hombres, aunque tienen los mismos problemas de higiene.

Los requisitos nutricionales de las mujeres prisioneras embarazadas o lactantes no se tienen en cuenta durante las comidas.

Tampoco son atendidas las necesidades específicas de salud de las mujeres embarazadas. Las mujeres prisioneras no reciben ningún seguimiento médico durante el embarazo. Dan a luz en el centro de atención más cercano, vigiladas por un guardia.

De las mujeres prisioneras encarceladas en julio de 2016, 31 fueron acompañadas por sus propios hijos. Deben compartir sus raciones diarias de alimentos con sus bebés o niños. Teóricamente, un niño no puede vivir con su madre en la cárcel una vez cumplidos los 4 años. No obstante, ante la falta de instituciones de acogida o de familiares que puedan hacerse cargo de ellos, los niños se quedan con sus madres. No existe ningún mecanismo de ayuda al desarrollo del menor. Están exclusivamente a cargo de sus madres.

Mujeres reclusas

3,8 %

i
31/07/2016
/ Ministerio de Justicia y Legislación

En julio de 2016, las prisiones acogían a un total de 104 menores, lo que supone el 1,5% de toda la población carcelaria. Solo se pueden adoptar medidas de tutela, supervisión y educación para un menor de 15 años. Los menores de más de 15 años pueden recibir una condena penal, medidas de custodia o reeducación. Los menores y los adultos prisioneros teóricamente deberían estar separados. En la práctica, esta norma no se suele respetar. En algunas prisiones se nombra a un adulto como acompañante de los menores, compartiendo edificio. Las áreas de las prisiones designadas para menores están en general más limpias que las de los adultos. Los menores son los únicos que pueden beneficiarse de asistencia psicológica o psicosocial. Este seguimiento lo llevan a cabo asistentes sociales.

Las raciones diarias de alimentos para menores son las mismas que las de los adultos. No se tienen en cuenta los requisitos nutricionales específicos de los menores.

Tres centros de protección de niños y adolescentes son responsables de cuidar a los menores que se encuentran en situaciones difíciles. Estos centros de protección se encuentran en Agblangandan, Aplahoué y Parakou. El primero actúa al mismo tiempo en régimen abierto y en régimen de internamiento y los otros dos únicamente en régimen abierto. Los menores son derivados a estos centros de protección durante su encarcelamiento o al final del mismo para ayudarles a conseguir una inserción social.

Menores bajo custodia del Estado

1,5 %

i
31/07/2016
/ Ministerio de Justicia y Legislación