Fecha del informe
Autor(es)APADOR-CH (The Helsinki Committee) e Prison Insider

Relaciones con el exterior

Los reclusos tiene permitido recibir visitas (art. 68 de la Ley 254 /2013). Familia y amigos pueden concertar visitas a la prisión únicamente por correo electrónico o vía telefónica. Cada prisión tiene una dirección de correo electrónico y un número de teléfono dedicados a este fin. El número de visitas permitidas puede variar según el tipo de condena; para los internos en régimen semi-abierto, está limitado a una visita a la semana, para aquellos en régimen cerrado, tres visitas al mes y para aquellos en condiciones de máxima seguridad, dos visitas al mes. Las visitas pueden durar de 30 minutos a dos horas y se llevan a cabo en los locutorios.

Las direcciones, números de teléfono, de fax y las direcciones de correo electrónico de todas las prisiones se encuentran en el sitio web de la Administración Nacional de Penitenciarías.

Hay unos cinco locutorios en cada prisión. En la Prisión de Targu Jiu, por ejemplo, uno de los locutorios está reservado a los abogados, otro tiene conexión a internet, otro está dedicado a las visitas de familiares con niños (por ello está equipado con un sofá, juguetes y una cortina para preservar la privacidad). En la prisión de Colibasi, los locutorios son extremadamente fríos.
En la prisión para mujeres de Târgsor, la ubicación remota del centro es un obstáculo para las visitas de los familiares debido a los costes del viaje y al alojamiento.

Según la Administración Nacional de Penitenciarías, en 2015, se autorizó la salida de 2481 reclusos por un periodo de 24 horas.

Desde la entrada de Rumanía en la Unión Europea en 2007, una de las grandes reformas llevadas a cabo ha sido la introducción del derecho de visitas conyugales. Estas últimas han venido aumentando, y llegaron a 10 779 en 2015. Las habitaciones destinadas a este fin están limpias y bien equipadas; a veces cuentan con un televisor y una mini-nevera, dependiendo del presupuesto de la prisión y de la frecuencia de las visitas. Se permite una visita conyugal de dos horas cada tres meses con una pareja estable. Si un recluso contrae matrimonio durante su estancia en prisión, él o ella puede utilizar la habitación durante 48 horas, en guisa de luna de miel”, explicó Cosmin Bumbuţ en su proyecto fotográfico de 2015 titulado “la habitación íntima”.

Descubrir el portafolio de Cosmin Bumbut y una presentación de su trabajo fotográfico en nuestro sitio web

APADOR-CH observó durante su visita a la Prisión de Codlea, en enero de 2016, que el establecimiento cuenta con dos habitaciones para visitas íntimas, equipadas de manera adecuada, pero que carecen de condones. En la Prisión de Colibasi, la habitación destinada a este fin no cuenta con calefacción en invierno1.


  1. APADOR-CH, Informe de la visita de la prisión de Colibași, 7 de marzo de 2016 (en rumano). 

Los internos pueden utilizar los teléfonos situados en los pasillos y los patios. Los teléfonos móviles están prohibidos. Los teléfonos de las prisiones funcionan con tarjetas telefónicas individuales que los reclusos deben recargar. Los internos en régimen cerrado y de máxima seguridad disponen de 30 minutos al día para las llamadas, y aquellos en régimen semi-abierto de 60 minutos.

Las llamadas se pueden hacer a una lista de diez números previamente aprobados. En la Prisión de Targu Jiu, en 2016, un recluso se quejó de la dificultad para cambiar los números de la lista, ya que las autorizaciones se conceden solo los días 1 y 15 de cada mes1. Los reclusos no pueden hacer llamadas después de las 6.30 p.m., por lo que les es difícil ponerse en contacto con un familiar que trabaja.

Los internos pueden enviar cartas según los art. 63-65 de la Ley 254/2013. Las cartas que reciben son registradas y abiertas en presencia de un supervisor.

Los internos también tienen derecho a comunicarse en línea con los miembros de su familia, en conformidad con el art. 66 de la Ley 25/2013. Sin embargo, no muchas instalaciones penitenciarias cuentan con el equipamiento apropiado para hacerlo. La prisión de Colibasi está ensayando este sistema. En el periodo entre abril y diciembre de 2015, se aprobaron 1734 solicitudes para acceder a las comunicaciones en línea.


  1. APADOR-CH, Informe de la visita de la prisión de Târgu Jiu, 16 de junio de 2016 (en rumano). 

El Código Penal rumano de 2014 prevé la política de adaptación de penas.

Los reclusos pueden solicitar la libertad anticipada una vez que hayan cumplido dos tercios de una sentencia que no exceda los diez años de prisión, o tres cuartas partes de una sentencia que no exceda los 20 años. Para la libertad condicional, las reglas son similares pero los internos deben haber cumplido la sentencia en un régimen abierto o semi-abierto y tener un informe de buena conducta que demuestre que se pueden reinsertar en la sociedad (art. 100 del Código Penal).

Los reclusos condenados a cadena perpetua pueden ser puestos en libertad condicional después de haber cumplido 20 años de su pena, si son constantes en el trabajo, disciplinados y muestran una seria mejora. Asimismo, se tendrán en cuenta sus antecedentes penales (art. 55).

Es posible suspender la sentencia de un interno por razones médicas o de embarazo. Según la Administración Nacional de Penitenciarías, en 2015, 48 personas fueron puestas en libertad por esas razones.

Rumanía ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes (OPCAT) el 23 de marzo de 2009. Se le concedió un nuevo aplazamiento para la designación de su Mecanismo Nacional de Prevención (MNP) durante un periodo adicional de dos años tras el plazo inicial de tres años de prórroga. El proceso legislativo para designar al Defensor del Pueblo como MNP se completó el 6 de enero de 2015. El Parlamento adoptó una ley que aprobaba la orden gubernamental que designaba a este organismo como el MNP rumano y que enmendaba, en consonancia, su legislación.

El Defensor del Pueblo es independiente del Gobierno. Su misión es recibir todas las quejas de los ciudadanos contra los abusos y excesos de la administración, investigar, realizar consultas e interceder ante las autoridades.

Dirección: Bucarest, Eugeniu Carada pas. 3, district 3 E-mail: [email protected] Teléfono: 021/312.94.62