Noticias

España: La realidad invisible de los presos con trastornos mentales: "Prisión y salud mental son antagónicos"

Expertos y asociaciones denuncian que las condiciones de la prisión y la falta de atención psicológica agravan sus problemas.

Si los problemas de salud mental están invisibilizados en la sociedad, y aquellos que los sufren llevan consigo la carga del estigma, entre los muros de las prisiones la situación alcanza una magnitud insostenible, según denuncian expertos y organizaciones sociales. Nueve de cada diez reclusos han padecido algún trastorno mental a lo largo de su vida, según un informe de Interior, mientras que la prevalencia de estos trastornos es cinco veces superior a la de la población general y en casos graves, como la psicosis o la esquizofrenia, multiplica por diez la de los no reclusos.

A pesar de estos datos, las cárceles no tienen psiquiatras en plantilla, más allá de los que contraten de forma externa. En cuanto a los psicólogos, hay una plaza por cada 165 presos, aunque en la realidad muchas de estas plazas se quedan sin cubrir, y las asociaciones denuncian que son psicólogos jurídico-sociales, sin la especialidad clínica.

“Prisión y salud mental son antagónicos”, asegura Chema López, responsable de salud laboral de CCOO en Prisiones.

En el “medio hostil” de las cárceles, las condiciones de privación de libertad, aislamiento, y control de todos los aspectos de la vida agudizan los trastornos previos que pudieran tener los reclusos y crean nuevos en aquellos que no tenían, critican expertos y organizaciones civiles.

Descubra nuestro informe temático sobre la salud mental en España aquí (en francés)

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png