Noticias Investigaciones

Rusia : “Nos están matando”

Una fuente anónima rusa contactó a Prison Insider para que diéramos a conocer los malos tratos de los que fueron objeto los reclusos de la colonia penitenciaria N°15 de Angarsk, tras el motín que se desató en la primavera de 2020. Aquí les presentamos la cronología de los acontecimientos.

Contexto. La administración penitenciaria rusa presuntamente utiliza los lugares de privación de libertad como lugares de tortura. Miles de videos confirman la violencia, las humillaciones y las violaciones de la que fueron víctima los reclusos. Un artículo(en francés) de “Le Monde” publicado el 6 de octubre de 2021 corroboró la información comunicada por nuestra fuente. Aquí y allá, la misma violencia: así ocurrieron los hechos.


Advertencia: este artículo menciona hechos violentos y contiene enlaces e imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.


Los testimonios de los abogados, de los familiares y de los reclusos ─todos encarcelados en la prisión IK-15 de Angarsk el día del motín─ revelaron el recurso sistemático a la tortura en las prisiones de la región Irkutsk como medio de represión.

Los reclusos sufrieron golpizas, insultos y humillaciones

Más de 300 reclusos que habrían organizado o participado en el motín, fueron trasladados a otros centros de la región

Los reclusos no podían pedir ayuda debido al peligro que corrían en las prisiones

Su abogado afirmó que el hombre estaba desfigurado

Palizas, golpes con porras, electrocución de los genitales, etc.

Lo golpearon y violaron con un palo

La jerarquía informal del sistema penitenciario ruso

Una gestión informal

El sistema penitenciario ruso heredó la misma jerarquía que existía en los Gulags, una forma de de gobierno que favorece la guerra de poder dentro de las prisiones. Existen dos categorías de centros penitenciarios en el país, los rojos, que se encuentran bajo el control total de la administración penitenciaria, y los *negros, en los que los reclusos ejercen una considerable influencia y se pelean el control del establecimiento con la administración.

La cultura carcelaria también tiene un sistema de castas informales, en el que existen códigos precisos. Este sistema atribuye a los reclusos un rango, con sus funciones específicas correspondientes. Los gánsteres (Блатные) son los que gobiernan de manera informal la prisión y que se sitúan en lo más alto de la jerarquía; estos reclusos tienen prohibido trabajar y son los responsables de arbitrar las disputas entre los reclusos y mantener la paz dentro de la prisión.

  • Las cabras (Козлы) son los que colaboran con la administración penitenciaria y reciben un trato preferencial a cambio de sus servicios (supervisar a otros reclusos, participar en interrogatorios, etc.); su seguridad depende del grado de control que ejerce la administración.

  • Los gallos (Петухи), la casta de los parias, son los que han sido violados por sus compañeros. Estos reclusos son los responsables de limpiar los sanitarios y vaciar las basuras. Ellos no están autorizados a mezclarse con el resto de los reclusos y están sujetos a reglas muy severas.

Estas castas están relacionadas con el nivel de poder de los reclusos. Las agresiones sexuales se utilizan para “deshonrar” a los reclusos influyentes y hacerlos perder posiciones en la jerarquía. El sistema de castas también funciona como un medio de intimidación en las “Press Khata” (пресс-хата), las “celdas de presión” en las que se interroga y se tortura a los reclusos.

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png