Noticias

Inglaterra: los presos zombies, la terrible droga Spice y abusos de todo tipo en las cárceles

Cuando salga de prisión, mi principal objetivo es que mis padres estén orgullosos de mí.

Así arrancaba la carta que escribió Robert Morris antes quedar libre de la cárcel inglesa The Mount en septiembre de 2016.

Hablaba de corregir sus problemas de carácter para reconstruir el vínculo familiar. De su severa depresión. Y de dejar la droga.

Es un lío tener tantos viajes y una cabeza inestable.

Ese era el final de la carta. 6 meses después, el 3 de marzo de 2017, Rob apareció despatarrado en una silla, muerto: se había ahogado con su vómito tras una borrachera. Tenía 25 años.

Este caso le sirve a la BBC para destapar una trama carcelaria que incluye abusos de toda clase condimentados por Spice, una droga sintética creada en los 80 para reemplazar a la marihuana pero que, según expertos, puede ser hasta 100 veces más potente.

Se fuma y tiene químicos desarrollados para imitar los efectos psicoactivos del THC (o tetrahidrocannabinol) presente en el cannabis.

─Es la peor droga que vi ─resume un guardia con 20 años de experiencia─. Y si no viste lo que causa, cuesta imaginarlo: los presos lucen absolutamente paralizados y hablan igual… Es algo extremo.

En 2012 la Spice empezó a correr en las cárceles británicas y en 2015 ya estaba por todos lados ─dice el informe de la BBC─. En mayo de 2016 fue considerada ilegal a partir de la ley de Sustancias Psicoactivas.

La mamá de Rob lo vio así en una de sus últimas visitas a The Mount, la prisión ubicada 40 kilómetros al noroeste de Londres:

Caminaba como un zombie, con la espalda arqueada, totalmente fuera de sí“ dice Alison.

Hacía calor pero Rob tenía demasiada ropa. Al tratar de sacarle la remera, Alison vio en el pecho de su hijo una palabra escrita en birome: “BOLUDO”.

Leer el artículo completo.

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png