Fotografías

Como prueba de su compromiso, estos fotógrafos nos permiten exponer sus portafolios. Acceda a la información a través de la imagen y comparta con ellos su singular visión del encarcelamiento.

Sobre el cine en la cárceles

1_alg_tunisie.jpg
Galería
1_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Vista desde lo alto de la prisión de Borj Erroumi sobre la ciudad de Bizerta en el norte de Túnez. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
02_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Un guardia de la prisión en la entrada antes de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
03_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Un guardia de la prisión en la sala transformada en sala de proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
04_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Un guardia de la prisión en la sala transformada en sala de proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
05_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Un guardia de la prisión en la sala transformada en sala de proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
08_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoued Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
09_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
10_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
11_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Entrevista al actor principal Khaled Abol Naga, antes de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed. Khaled Abol Naga presenta el filme ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
12_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Ali Mrabet, uno de los organizadores, es entrevistado por los periodistas antes de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed. El actor principal Khaled Abol Naga presenta el filme ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
13_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Después de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, el actor principal Khaled Abol Naga presenta el filme ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
14_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Los reclusos observan la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, proyectado en la prisión de Borj Erroumi en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
15_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Los reclusos observan la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, proyectado en la prisión de Borj Erroumi en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
16_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Los reclusos observan la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, proyectado en la prisión de Borj Erroumi en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
21_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Los reclusos observan la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, proyectado en la prisión de Borj Erroumi en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
26_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Uno de los reclusos pinta el retrato del actor principal, presente durante la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
27_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
El actor Khaled Abol Naga levanta su retrato pintado por uno de los reclusos luego de la proyección Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
28_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Entrevista a Mahdi (nombre modificado) que pintó el retrato del actor Khaled Abol Naga, presente durante la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, ante 200 reclusos de la cárcel de Borj Erroumi, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
29_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Vista desde el interior de la prisión de Borj Erroumi luego de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
37_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Varios periodistas entrevistan a Emtyez Bellali de la Organización Mundial Contra la Tortura, patrocinadora de esta acción, luego de la proyección del filme. Para Emtyez, “esta iniciativa busca abrir un debate y expresar que aunque los reclusos estén privados de libertad, también son ciudadanos tunecinos. Y como tales, el festival les hace vivir la experiencia del cine, como a los ciudadanos del exterior” Prisión de Borj Erroumi, Bizerta. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
30_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Vista desde el interior de la prisión Borj Erroumi luego de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
31_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Vista exterior de la entrada de la prisión de Borj Erroumi luego de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
32_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Vista exterior de la prisión Borj Erroumi luego de la proyección del filme egipcio Out of the ordinary del director Daoued Abdel Sayed, en presencia del actor principal Khaled Abol Naga, ante 200 reclusos, en el marco del festival de las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
33_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Patio interior de la prisión de Mahdia luego de la proyección del filme Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, proyectado en la prisión en presencia del actor principal Khaled Abol Naga. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
34_alg_tunisie.jpg
i
Leyendas
Dormitorio en la prisión de Madhia durante la proyección Out of the ordinary del director egipcio Daoud Abdel Sayed, proyectado en la prisión de Mahdia en presencia del actor principal Khaled Abol Naga. — Augustin Le Gall / Haytham pictures
Encontrar en
125

"Aun cuando ellos estén privados de libertad, no lo están de sus derechos. Adicionalmente, es una forma de mostrarles que no están aislados."

Hay estreno en Túnez.

Una centena de reclusos de la cárcel de Mahdia fueron espectadores del filme egipcio Out of the ordinary, dirigido por Daoud Abdel Sayed. La emoción es palpable en esta nueva ala de la prisión, que próximamente será dedicada a las actividades de rehabilitación. Durante las Jornadas de Cinematografía de Cartago de 2015, cuatro prisiones tunecinas, entre ellas las de Mahdia y Borj Erroumi (Bizerta), fueron seleccionadas para acoger proyecciones de filmes durante la semana del festival, del 21 al 28 de noviembre de 2015.

Al final de la proyección en Borj Erroumi, muchas preguntas e interpelaciones surgieron entre los 200 reclusos. Para el actor egipcio Khaled Abol Naga, esta fue la ocasión para hablar de los valores que defiende el filme, como la convivencia y el respeto mutuo a pesar de las diferencias.

Esta iniciativa, propuesta por las JCC (Jornadas de Cinematografía de Cartago) y la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT), permitió a más de 500 reclusos salir del día a día que se vive en la prisión. Pero más allá de tratarse de una evasión puntual, es una acción que también suscita un debate sobre el encarcelamiento en Túnez. De hecho, para Emtyez Bellali, encargada del programa de sensibilización de la Organización Mundial contra la Tortura, "los reclusos también son ciudadanos tunecinos y, por ende, también tienen el derecho de sentirse como tales. Aun cuando ellos estén privados de libertad, no lo están de sus derechos. Adicionalmente, es una forma de mostrarles que no están aislados."

Escondido en la parte trasera de la sala de proyección, Mahdi (nombre modificado) perfecciona los últimos detalles del retrato del actor Khaled Abol Naga que pintó para la ocasión. Está allí desde hace cuatro años y le quedan aún tres antes de salir. "Hoy en día tengo todo el tiempo para pintar en la prisión, explica Mahdi. Aunque sé que será difícil encontrar trabajo después de la cárcel, sueño con la posibilidad de abrir un estudio de pintura cuando salga."

Luego de ofrecer el cuadro al actor en sus manos, las cámaras se precipitan sobre él para interrogarlo: es la ocasión de valorizar su trabajo. Este minuto bajo los proyectores resuena como una muestra de libertad frente al encierro de su cotidianidad.

— Augustin Le Gall

La sociedad civil tunecina comenzó a ingresar en las prisiones y otros lugares de privación de libertad y condujo a una toma de consciencia sobre las alarmantes condiciones de reclusión.

El contexto tunecino

La represión, las detenciones arbitrarias, la tortura, los malos tratos y el acoso fueron frecuentes y regulares, entre 1987 y 2011, cuando Zine el-bidine Ben Ali estaba en el poder en Túnez. El régimen gobernó con el terror, a pesar de la buena imagen que el país procuraba mantener en el exterior. Ninguna organización de la sociedad civil tuvo acceso a los lugares de privación de libertad durante este periodo.

La caída del régimen autoritario y la puesta en marcha de una asamblea nacional constituyente en 2011 hizo cambiar la situación. La sociedad civil tunecina comenzó a ingresar en las prisiones y otros lugares de privación de libertad y condujo a una toma de consciencia sobre las alarmantes condiciones de reclusión.

Un informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos 1 permitió tener una imagen de la situación real de las prisiones tunecinas: la sobrepoblación puede alcanzar el 150% de la capacidad de acogida de los establecimientos, los cuales, ya vetustos, datan de los años 50. Según la organización Abogados sin Fronteras 2, el espacio disponible en las prisiones no ha dejado de disminuir durante los últimos años, hasta situarse en 2m² por recluso en 2012 y en 1.41 m² en 2014. El espacio disponible alcanzó los 2.1m² 3 en 2016, aún lejano de los 4 m² que aconsejan las normas internacionales.

"La sobrepoblación y el mal estado de las infraestructuras son a menudo la causa del deterioro del estado de salud de los reclusos", explica Mazen Chaquoura de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos situada en la ciudad de Túnez.

Los reclusos sufren las consecuencias sociales y psicológicas de esta situación cuando salen en libertad. Son pocas las acciones que permiten a los exreclusos reintegrarse en la sociedad. El hecho de haber estado preso tiene una imagen negativa ante la sociedad y a veces incluso dentro del entorno cercano. Finalmente, los reclusos encuentran solidaridad en otros exreclusos o en las redes criminales o extremistas.

Los desafíos son enormes. Sin embargo, tanto el Gobierno como la sociedad civil tienen la voluntad de cambiar la situación. El ministro de Justicia, Ghazi Jeribi, hizo sonar las alarmas acerca de las condiciones de reclusión "catastroficas". Jeribi afirma querer rehabilitar prisiones vetustas e incrementar la capacidad de acogida de algunas otras.

De igual forma, han surgido iniciativas singulares: este reportaje representa la iniciativa de un evento de gran importancia en Túnez, que, con el apoyo y ayuda de la sociedad civil, permite crear esperanza al aportar a los reclusos un respiro de "evasión". Y tal vez el sentimiento de no estar olvidados, lo cual es también esencial.


  1. Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Oficina de Túnez. La situación de las prisiones en Túnez entre los estándares y la realidad, marzo de 2014. 

  2. Abogados sin Fronteras, informe Detenciones en Túnez: las sanciones más allá de la privación de libertad, marzo de 2015.  

  3. Información procedente del informe Country Reports on Human Rights Practices (Informes por País sobre las Prácticas de Derechos Humanos), realizado por la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (Departamento de Estado de EE. UU.) en 2016.  


Augustin Le Gall

alg_portrait.jpg

Augustin Le Gall

Reportero gráfico

Augustin Le Gall, fotógrafo reportero, vive y trabaja entre Francia y Túnez. Su trabajo se orienta hacia una fotografía documental y narrativa, donde el retrato-reportaje ocupa el lugar central. Este profesional colabora principalmente con la prensa internacional. Es miembro de la agencia Haytham Pictures (Francia) desde 2013.

A pesar de tener un vivo interés por la zona mediterránea, el hombre y sus prácticas son el fundamento de su trabajo. Reivindica una fotografía a largo plazo en torno a la memoria colectiva y sus construcciones de identidad, principalmente en contextos traumáticos.

Su trabajo se expone regularmente en el Mucem (Marsella), el Instituto de Culturas Islámicas (París), en la sede de Amnistía Internacional en Londres, en Montreal con Amnistía Internacional Canadá, en el Festival de Cine y Foro Internacional de los derechos humanos de Ginebra (2015) y de París (2016), en la Biblioteca Nacional de la ciudad de Túnez y en el Instituto Francés de Túnez.

Son site
Haytham Pictures

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png