Testimonio%20sobre%20los%20Traslados%20a%20la%20Tolva

VIDEO - Honduras: el traslado realizado al centro penal de Morocelí

El gobierno de Honduras ha decidido implementar cárceles de máxima seguridad, inspiradas del modelo de las "supermax" americanas, para atacar el fenómeno de la violencia y la corrupción que viene gangrenando, desde hace más de dos décadas, las cárceles y el país en general.

Régimen de aislamiento absoluto. Celdas frías, en metal, sin ventanas. Malos tratos, injurias, intimidaciones. Son tres los centros penitenciarios de esta naturaleza que han sido abiertos en los últimos dos años. Los traslados de reclusos a estas cárceles se vienen multiplicando desde entonces.

A pesar de haber afirmado que estas medidas serian aplicadas solo a los reclusos más peligrosos, lideres de las pandillas "Mara Salvatrucha" o "Barrio 18", los motivos reales parecen ser mucho más arbitrarios.

Mientras las autoridades hondureñas persisten en avanzar por el camino de la punición inhumana, más y más voces alertan que es un cruce equivocado.

Testimonio exclusivo publicado por la organización “Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Victimas de la Tortura y sus Familiares” (CPTRT).

Sin poder recibir visitas de sus seres queridos, los privados de libertad viven en un aislamiento afectivo

24 de agosto del 2017. 6 :00 am

Varios camiones del ejército se presentan en Centro Penal de El Progreso para realizar el traslado de cien privados de libertad "peligrosos", hacia las cárceles de máxima seguridad “Santa Bárbara”, en Ilama, y la “La Tolva”, en Morocelí. Las autoridades no notificaron los motivos a sus familiares o a sus apoderados legales. Los juzgados de ejecución de la zona tampoco fueron informados.**

El traslado carecía de las resoluciones disciplinarias administrativas que sustentaran el motivo por el cual muchos de ellos estaban siendo trasladados a estos centros de máxima seguridad. El termino “peligrosos” no operaba en muchos casos. Varios de estos internos eran procesados, facilitadores de la escuela y del colegio, pastores de la iglesia, alumnos de primaria y secundaria y otros podían optar a libertad condicional.

Esposas y pies atados durante todo el trayecto. Victimas de injurias e intimidaciones. Si hablaban los guardias les rociaban gases lacrimógenos. No se les permitió hablar con sus familiares para avisarles sobre el traslado.

Tampoco pudieron llevar ninguna de sus pertenencias. Les proporcionó únicamente bolsas con agua durante un trayecto que duró varias horas. La persona que aportó el testimonio afirma que ningún privado de libertad fue victima de golpes o malos tratos físicos.

Cuenta, sin embargo, que la llegada fue muy difícil y humillante; les quitaron casi todas las vestimentas y los dejaron solo en ropa interior. Ingresaron directamente a las celdas, sin que se les hiciera un examen médico o se les presentara el personal o el director del establecimiento.

Testimonio%20sobre%20los%20Traslados%20a%20la%20Tolva

La vida en el penal es realmente difícil. Sin poder recibir visitas de sus seres queridos, los privados de libertad viven en un aislamiento afectivo.

La vida en el penal es realmente difícil. Sin poder recibir visitas de sus seres queridos, los privados de libertad viven en un aislamiento afectivo.

Las condiciones materiales son precarias. No les aprovisiona con mantas para cubrirse del frio en la noche; para poder sopórtalo, a veces se echan simplemente al suelo y se colocan un colchón encima. No les proporcionan casi ninguna prenda de vestir. Para poder obtener ayuda de algún compañero en ese sentido, deben otorgarles una o dos de las raciones de comida que les corresponden.

Uno de los platos que sirven más a menudo es frijoles con arroz y mantequilla. La comida es preparada por el personal. Los reclusos se encargan del aseo y mantenimiento de las áreas comunes.

Tampoco se les suministra jabón o papel higiénico. Las canalizaciones de los inodoros de obstruyen a menudo. El acceso al agua es realmente escaso, insiste la persona que da el testimonio.

En promedio solo una vez al día. No hay agua potable. También afirma que el agua tiene un aspecto blanco y que dicen que es por la cantidad importante de cloro que contiene.

La atención médica toma mucho tiempo y no se suministran los medicamentos necesarios. Una de las enfermedades más comunes son las hernias, también la fiebre o el dolor de cabeza.

Los privados de libertad salen apenas una hora o una hora y media al día, a veces dos si el guardia está de buen humor. También pueden pasar quince días, o hasta un mes, sin ver el sol. Son victimas de malos tratos psicológicos, a veces físicos. El joven que da el testimonio afirma que ciertos guardias se cubren el rostro con un pasamontaña para esconder sus identidades.

  • Para saber más sobre el giro punitivo que ha tomado Honduras, las condiciones de detención, y mucho más, visite la ficha-país.

  • Las principales ONG del país enviaron una lista de recomendaciones a las autoridades gubernamentales para mejorar el sistema penitenciario del país. Examínelas en nuestra sección “Movilizarse”.
Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png