paul_morris_177698_unsplash.jpg

Mauritania: las prisiones cambian, los problemas no

Publicado el 25 mayo 2018

En el verano de 2016, mientras Abass1 circulaba en su coche por el barrio de Tevragh Zeina en Nuakchot (Mauritania), fue arrestado por varios agentes de la Dirección de Vigilancia del Territorio (DST), quienes lo transportaron en su vehículo “camuflado”, con los ojos vendados, hasta la comisaría de la policía judicial (CSPJ), donde pasó cuatro días, antes de ser trasladado varias veces. Planète Réfugiés recogió su testimonio en marzo de 2018.


Abass describe esta comisaría como un infierno, en el que lo maltrataron y golpearon en varias ocasiones ─varias veces le aplastaron el rostro contra el suelo de baldosas─. Desde su llegada, lo contuvieron con esposas y grilletes en los pies y lo obligaron a caminar.
Abass fue sometido a varios interrogatorios sobre el movimiento IRA-Mauritania y sus fuentes de financiación.

Desde la primera noche fue trasladado a un lugar secreto, en el que fue objeto de tortura

Le pusieron un casco ─parecido a un casco de moto─ electrificado; recibió descargas eléctricas; fue esposado, con sus manos tras la espalda, amarradas a una cuerda atada al techo; lo subían, para luego soltar la cuerda, y lo detenían antes de tocar el suelo para golpear las plantas de sus pies con una porra.

Permaneció en este lugar secreto desde la 1:00 a.m. hasta las 4:00 a.m., antes de ser trasladado de nuevo a la comisaría de la policía judicial de Tevragh Zeina. No le permitieron ver a un médico durante su detención, y solo pudo entrevistarse con su abogado el quinto día de su arresto, en la oficina del fiscal, a las 4:00 a.m. antes de que lo llevaran a la prisión de Dar Naïm.


  1. se ha cambiado el nombre. 

En Bir Moghrein, los problemas de salud se tratan con calmantes

De prisión en prisión: Dar Naïm, Zouerate, Bir Moghrein

Abass permaneció casi tres meses en la prisión de Dar Naïm, antes de ser trasladado a la prisión de Zouerate, donde las condiciones de vida son particularmente difíciles. Su traslado inició a las 4:00 a.m. De camino a Zouerate, los cinco vehículos que transportaban veinte personas se detuvieron alrededor de la 1:00 p.m. en una escuela de la provincia de Choum para comer.

Las personas detenidas tuvieron que orinar esposadas y con grilletes en los pies.

Los agentes encargados del traslado les impidieron abrir sus braguetas y no les permitían quitarse las esposas para comer. Después de varias negociaciones, los detenidos pudieron hacer sus abluciones, rezar y comer con sus manos libres, antes de retomar el viaje.
Abass permaneció en la prisión de Zouerate alrededor de 40 días, antes de ser trasladado a la prisión de Bir Moghrein, en la que pasó dos meses. Dos semanas después de su llegada, tuvo acceso a una primera llamada telefónica con su familia. En Bir Moghrein, el principal problema es el acceso a la atención médica; no hay especialistas y los problemas de salud se tratan con calmantes.

Abass no tuvo acceso a un médico ni durante su reclusión en Zouerate ni en Bir Moghrein. Fue finalmente liberado a principios de 2017, dejándolo en el centro de Bir Moghrein, desde donde tuvo que arreglárselas para regresar solo a su casa. Tuvo que pagar 20 000 ouguiyas (alrededor de 60 euros) para poder viajar hasta Nuakchot.
Desde su liberación, ha perdido una parte de la audición de su oído derecho. Abass fue arrestado de nuevo durante una manifestación en Nuakchot, a principios de 2018. Brutalmente agredido, tuvo que pasar un día en el hospital para realizarse algunos exámenes médicos. Desde su encarcelamiento, padece graves problemas en sus testículos y no puede recibir tratamiento médico por falta de dinero.

capture_d_e_cran_2018_05_16_a_11.42.50.png

Planeta Refugiados-Derechos Humanos

Asociación

La asociación está firmemente comprometida con el respeto de las libertades fundamentales, individuales o colectivas. Sus miembros actúan en favor de la protección de los civiles en tiempos de guerra, la protección de las misiones de asistencia médica, la lucha contra la tortura, la abolición de la pena de muerte y los derechos de los refugiados.
Planeta Refugiados-Derechos Humanos documenta, alerta, acompaña y contribuye a sensibilizar para construir una sociedad civil responsable.

Su portal web

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png