mapjpg_noir.jpg

Ucrania: guardias y reclusos víctimas de un sistema obsoleto

Fuente - Ukraine Without Torture

La Fiscalía informó, el 17 de agosto, que un recluso había asesinado y desmembrado a una inspectora del Servicio Penitenciario Estatal en el Centro de Detención Preventiva de Odessa (SIZO) No. 21. El asesinato ocurrió en el bloque económico del SIZO donde el prisionero estaba trabajando.

Los familiares de varios reclusos manifestaron, el día 19, frente al SIZO, afirmando que "la represión había comenzado" contra los prisioneros después del asesinato de la inspectora

Al día siguiente, personas desconocidas y enmascaradas entraron en la prisión y golpearon a los prisioneros de la colonia No. 21 y la 51, también ubicada en Odessa. Dmitry Krasnobayev, capellán de del SIZO, escribió en su página de Facebook que "las fuerzas especiales golpearon a los prisioneros". Los familiares de varios reclusos manifestaron, el día 19, frente al SIZO, afirmando que "la represión había comenzado" contra los prisioneros después del asesinato de la inspectora. "Estamos preocupados por la vida y la salud de nuestros seres queridos. Pedimos explicaciones a la administración y al fiscal", dijo Sergei, uno de los manifestantes.

Cinco días después del asesinato, la Fiscalía de Odessa declaró que los empleados de los dos SIZO estaban siendo investigados por abuso de poder, negligencia y tortura de prisioneros.

El Viceministro de Justicia hizo mención, el 23, de los 20 incidentes que habían ocurrido en centros de detención durante este año. Denunció los bajos salarios que impiden la contratación del personal necesario. La ombudswoman Valery Lutkovsky documentó las golpizas. El fiscal del distrito de Odessa afirmó, el 27, que se estaban investigando los malos tratos a los cuales fueron sometidos los reclusos.

Individuos vestidos con ropa deportiva ingresan en la colonia 21 y golpean a los prisioneros.

Los puestos de guardián son en gran parte otorgados a mujeres, incluso en las cárceles masculinas, porque es un trabajo mal pagado que sólo los hombres pueden darse el lujo de rechazar.

Lo que a primera vista parece ser un suceso puntual, revela, a través de un ciclo de violencia, los disfunciones del sistema penitenciario ucraniano.

Ukraine Without Torture, el corresponsal de Prison Insider en Ucrania, explica que las condiciones de detención son extremadamente duras.

Los reclusos no tienen acceso al agua en los asentamientos 21 y 51. Tienen que manejar por si mismos la dependencia a narcóticos, sin recibir apoyo profesional, a pesar para muchos ésta fue la razón por la cual fueron encarcelados en primer lugar. Los supervisores de las colonias 21 y 51 saben que los presos ocultan drogas y alcohol en las celdas y utilizaron esto como excusa para realizar un cacheo de las celdas y atacarlos luego del asesinato de su colega.

Para el Ministerio de Justicia, la falta de dinero es la causa de las malas condiciones de trabajo y detención dentro de los recintos penales. Según la fiscalía, es una falta de respeto de las normas de seguridad. A los ojos de nuestro corresponsal, el problema es más amplio que eso. Los puestos de guardián son en gran parte otorgados a mujeres, incluso en las cárceles masculinas, porque es un trabajo mal pagado que sólo los hombres pueden darse el lujo de rechazar.

El personal no está formado al respeto de los derechos humanos ni de las normas de seguridad básicas.

El recluso acusado de asesinar a la inspectora del Servicio Penitenciario Estatal tenia acceso a varias herramientas, incluyendo un hacha, en sus horas de trabajo. Ukraine Without Torture hace hincapié en la necesidad de reformar profundamente este sistema penitenciario obsoleto, heredado de la era soviética: lo que ocurrió la prisión de Odessa podría repetirse en cualquier otra colonia del país.

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png