El panorama de las prisiones en Estados Unidos

— Publicado el 23 abril 2018.

Stephen Tourlentes comenzó a observar las prisiones, sobre todo durante la noche, cuando la luz incesante indica su localización. Pasó 17 años visitando estos lugares en la oscuridad.

Of Lengths and Measures

wyoming_death_house_state_prison_rawlins_wy_2000_datz_print_copy.jpg
Galería
wyoming_death_house_state_prison_rawlins_wy_2000_datz_print_copy.jpg
i
Leyendas
Wyoming State Penitentiary, Rawlins, Carbon County, Wyoming. — © Stephen Tourlentes
waupan_wi_st_prison_2012012_copy.jpg
i
Leyendas
Waupun Correctional Institution. Waupun, Wisconsin. — © Stephen Tourlentes
waupan_wi_state_prison_dodge_unit_2012_copy.jpg
i
Leyendas
Dodge Correctional Institution. Waupun, Wisconsin. — © Stephen Tourlentes
taft_ca_federal_prison_edited_copy_2.jpg
i
Leyendas
Taft Correctional Institution. Taft, Kern County, California. — © Stephen Tourlentes
sing_sing_prison_ny_2014031_copy_4.jpg
i
Leyendas
Sing Sing Correctional Facility. Ossining, New York. — © Stephen Tourlentes
rikers_island_ny_2014033_copy.jpg
i
Leyendas
Rikers Island Correctional Facility, New York. — © Stephen Tourlentes
pekin_il_federal_2014030_copy.jpg
i
Leyendas
Federal Correctional Institution. Pekin, Illinois. — © Stephen Tourlentes
pa_death_hse_bellefonte_pa2003_print_mit_copy.jpg
i
Leyendas
Bellefonte, Pennsylvania — © Stephen Tourlentes
norco_ca_state_prison_2015_copy_2.jpg
i
Leyendas
California Rehabilitation Center. Norco, Riverside County, California. — © Stephen Tourlentes
lucasville_oh_death_house_8.03.mfa_print_copy.jpg
i
Leyendas
Southern Ohio Correctional Facility. Lucasville, Ohio. — © Stephen Tourlentes
galesburg_il_state_prison_thru_demolished_maytag_factory_2014_datz_copy.jpg
i
Leyendas
Hill Correctional Center. Galesburg, Illinois. — © Stephen Tourlentes
holliday_unit_huntsville_copy_3.jpg
i
Leyendas
Holliday Transfer Facility. Huntsville, Texas. — © Stephen Tourlentes
joliet_ill_stateville_prison_w_pond_v2_2016_copy.jpg
i
Leyendas
Stateville Correctional Center. Joliet, Illinois. — © Stephen Tourlentes
florence_co_fed_prison_2005_mfa_print_v2_copy.jpg
i
Leyendas
United States Penitentiary Administrative Maximum Facility Florence ("ADX Florence"). Florence, Colorado. — © Stephen Tourlentes
hardee_fl_prison_hospital_3.99_copy.jpg
i
Leyendas
Hardee Correctional Institution. Bowling Green, Hardee County, Floride. — © Stephen Tourlentes
fishkill_ny_state_prison_v2_97_master_copy.jpg
i
Leyendas
Fishkill Correctional Facility. Beacon, New york. — © Stephen Tourlentes
dwight_il_woman_s_prison_copy_8.98_copy.jpg
i
Leyendas
Dwight Correctional Center. Dwight, Illinois. — © Stephen Tourlentes
dannemora_ny_state_prison_07copy.jpg
i
Leyendas
Clinton Correctional Facility. Village of Dannemora, New York — © Stephen Tourlentes
delaware_death_house_storm_in_car_v2_1999_copy_copy.jpg
i
Leyendas
Delaware — © Stephen Tourlentes
dublin_california_federal_prison_1_2015_copy.jpg
i
Leyendas
Federal Correctional Institution. Dublin, California. — © Stephen Tourlentes
chino_corona_ca_woman_s_prison_behind_new_housing_7.jpg
i
Leyendas
California Institution for Women. Corona, California. — © Stephen Tourlentes
comstock_ny_state_prison_2009_v2_hi_res.jpg
i
Leyendas
Washington Correctional Facility. Comstock, New York. — © Stephen Tourlentes
blythe_ca_1996_final_print_light_copy.jpg
i
Leyendas
Blythe, California. — © Stephen Tourlentes
buck_eye_arizona_state_prison_lewis_3.04_copy.jpg
i
Leyendas
Arizona State Prison Complex – Lewis. Buckeye, Arizona. — © Stephen Tourlentes
calipatria_ca_state_prison_2015_datz_copy_for_print_copy_3.jpg
i
Leyendas
Calipatria State Prison. Calipatria, Imperial County, California. — © Stephen Tourlentes
auburn_ny_2003_sct_copy.jpg
i
Leyendas
Auburn Correctional Facility. Auburn, New York. — © Stephen Tourlentes
az_death_row_prisons_florence_az_2004_lighter_v_copy.jpg
i
Leyendas
Arizona State Prison Complex. Florence, Arizona. — © Stephen Tourlentes
bella_vista_co_8.05_copy_1.jpg
fed_death_house_terre_haute_in_2001_copy.jpg
i
Leyendas
Federal Correctional Complex. Terre Haute, Indiana. — © Stephen Tourlentes
allenwood_pa_federal_prison_2011_6_.jpg
i
Leyendas
Federal Correctional Complex. Allewood, Pennsylvania. — © Stephen Tourlentes
alabama_death_house_admore_3.04_copy_2.jpg
i
Leyendas
Holman Correctional Facility. Atmore, Alabama. — © Stephen Tourlentes
Encontrar en
131

La localización rural de muchos de estos establecimientos hace que los mantengamos en la periferia de nuestra conciencia.

Nunca oscurecen

ESTAMOS VIVIENDO en la era del encarcelamiento masivo en Estados Unidos. Lo descubrí por casualidad cuando construían una prisión en mi ciudad natal, en Illinois. En los alrededores de la ciudad, el cielo de la noche estaba marcado por un resplandor que cambió mi percepción del horizonte, una transformación del paisaje que escondía una invisible carga de seres humanos detenidos en el tiempo y el espacio.

En Estados Unidos, la presencia de estas instituciones de exilio refleja paradójicamente la sociedad que las construye. Las prisiones son sistemas muy complejos creados para confinar y castigar a la creciente población carcelaria del país.

Desde 1980, el número de prisiones se ha cuadruplicado; en 2017, el sistema penitenciario estadounidense contabilizaba 2,3 millones de reclusos, alojados en instalaciones estatales y federales. Estados Unidos comprende menos del cinco por ciento de la población mundial y, sin embargo, cuenta casi un cuarto de la población carcelaria mundial.

La población carcelaria de los Estados Unidos proviene principalmente de comunidades en riesgo: poblaciones sin recursos y con bajo nivel de educación. Los reclusos son en su mayoría hombres y pertenecientes a minorías; se podría afirmar entonces que la experiencia de la prisión se ha normalizado como un rito de iniciación dentro de ciertas comunidades.

La localización rural de muchos de estos establecimientos hace que los mantengamos en la periferia de nuestra conciencia. Las comunidades donde se construyen los establecimientos terminan dependiendo del motor económico del próspero sector correccional. Empresas que cotizan en la bolsa concluyen contratos con el Gobierno para gestionar prisiones privadas “con fines lucrativos”, que alojan la excesiva cantidad de reclusos que envían los tribunales. La disminución del trabajo en otros sectores tradicionales convierte a la creciente economía carcelaria en el lamentable sustento de algunas comunidades.

Contrariamente a los antiguos castillos de piedra que las precedieron, las prisiones modernas utilizan tecnología de punta para controlar su población. La construcción acelerada de las nuevas prisiones (como resultado de la sobrepoblación causada por las duras sentencias obligatorias) se vende como un programa de desarrollo económico para las comunidades desfavorecidas, que al final serán alojadas en ellas.

Estas instituciones, que nunca oscurecen, sobrepasan los límites físicos, una intrusión que simboliza la poderosa tensión de la naturaleza misma de las prioridades sociales.

Stephen Tourlentes

“No hay ninguna ciudad en varios kilómetros a la redonda, y al anochecer todo se vuelve tan oscuro que la única manera de distinguir el cielo de la tierra es cuando las estrellas comienzan a brillar. Pero, a lo lejos, en el horizonte pude ver un brillo incandescente donde no debería haber luz. Después de un momento, se me ocurrió que lo que estaba viendo no era la luz de una ciudad olvidada, sino el resplandor de una nueva ciudad.”
— From Joseph T. Hallinan, Going up the River

Espero que el hecho de resaltar sobre todo la luz y la sombra de las imágenes, atraiga la imaginación y la mirada de los espectadores hacia estos lugares, en lugar de su indiferencia.

Entre bastidores

COMENCÉ este trabajo por casualidad, no era algo que tenía completamente planeado ni un camino a seguir; siento que empezó a florecer desde mi infancia, mientras crecía en los terrenos de un inmenso hospital de investigación psiquiátrica en Illinois, del que mi padre era director. Vivir en un entorno institucional era parte del cotidiano de mi familia.

A medida que se reducían los fondos para los servicios sociales, las ayudas al hospital se hicieron cada vez más escasas, hasta que finalmente tuvo que cerrar. El cierre del hospital, así como la desaparición de varias actividades de manufactura durante los años 80, generaron una importante pérdida de empleos en la ciudad.

Como muchas otras personas, yo consideraba el mundo del encarcelamiento como algo lejano, hasta que se construyó una prisión en mi ciudad natal. Esta nueva prisión estatal se propuso y construyó con el fin de proteger a la comunidad contra la pérdida de empleos.

Durante una visita a mi familia, cuando mi padre vino a buscarme al aeropuerto, advertí las luces de la nueva prisión. Como fotógrafo, me llamó la atención ver cómo estas luces cambiaban el paisaje nocturno. Mi curiosidad visual se despertó pero mi educación sobre el tema apenas comenzaba. Mi padre me contó que muchos de sus antiguos pacientes, a quienes no se siguió suministrando tratamiento médico, terminaron en esa prisión y en otras similares construidas en la zona rural de Illinois.

Comencé a observar otras prisiones, sobre todo en la oscuridad, cuando nos indican su localización a través de la vigilancia y la iluminación. Algunas de ellas eran antiguos hospitales psiquiátricos estatales. La mayoría de prisiones han sido construidas en ciudades con problemas económicos y ocupadas por personas provenientes de otras comunidades con las mismas dificultades.

La adopción de leyes más estrictas con respecto a las condenas, junto con la reducción de la inversión en servicios sociales y educación, ha ocasionado una explosión de la población carcelaria de Estados Unidos.

La falta de inversión en programas sociales y humanitarios es el factor principal de este crecimiento, que afecta de manera desproporcionada a las personas más vulnerables en términos de raza y clase social.

La exploración que comencé en mi ciudad natal hizo surgir mi lado activista. Muchas de estas prisiones tienen una arquitectura similar, por lo que su emplazamiento en el paisaje es importante.

Las diferentes leyes de cada estado evocan una cultura de los límites que sobrepasa los muros de la prisión misma; la luz que sirve para confinar, trasciende los límites de la prisión, mientras la población de humanos permanece dentro. Estas luces reflejan como un espejo la sociedad que construye estas instituciones.

Utilizo una cámara 8x10 para tomar mis fotografías. La larga espera y la inmensa dificultad para acceder a las prisiones plantean numerosos problemas de logística. Espero que el hecho de resaltar sobre todo la luz y la sombra de las imágenes, atraiga la imaginación y la mirada de los espectadores hacia estos lugares, en lugar de su indiferencia.

Stephen Tourlentes

steve_w_camera_cropped_galesburg_taken_by_theo.jpg

Stephen Tourlentes

fotógrafo

Stephen Tourlentes es un artista basado en Boston donde enseña fotografía en la Universidad de Arte y Diseño de Massachusetts.
Ha recibido becas de varias organizaciones como la fundación John Simmon Guggenheim, Artadia, la fundación para el arte y el diálogo, el consejo cultural de Massachusetts, The MacDowell Colony y el centro Banff.
Su trabajo ha sido expuesto en varios museos y galerías, y forma parte de varias colecciones públicas y privadas. Desde hace mucho tiempo aboga en favor de la aplicación de medidas alternativas al encarcelamiento masivo.

Su website

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png