Fotografías

Acceda a la información a través de imágenes con esta serie fotográfica comentada.

reporter_seyi_rhodes_at_a_protest_in_port_au_prince.png

Seyi Rhodes

periodista investigativo

Seyi Rhodes es un presentador de televisión y periodista investigativo británico que ha trabajado para la BBC, Five Television y Current TV. Desde 2008, ha sido el presentador de in-vision y reportero de la serie documental Unreported World. Seyi nos ha permitido publicar las fotografías que tomó durante la grabación de su documental sobre Haití y ha aceptado comentarlas para nosotros.

Galería
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
Celdas%20sobrepobladas
i
Leyendas
"Estas personas permanecen encerradas en la misma celda durante casi todo el día. No sé exactamente cuántas horas pero estoy casi seguro de que están allí durante 10 o 11 horas diarias. Solo pueden pasar una o dos horas fuera de la celda" — © Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
Un%20hombre%20pide%20ayuda
i
Leyendas
Un hombre pide ayuda. "Como se puede imaginar, todo esto es un poco caótico. Además de algunas dificultades de acceso, no siempre era posible hablar con la gente. Todas estas personas gritaban al mismo tiempo frente a la cámara. Todas trataban de hablar sobre sus condiciones de reclusión o sobre su caso." — © Seyi Rhodes
Una%20celda%20sobrepoblada
i
Leyendas
“La prisión que visitamos comprendía dos módulos, uno principal y otro en el que se hallaba un hospital. En el módulo principal, había cuatro o cinco pabellones diferentes, varios espacios de vida en los que se alberga a los reclusos. Algunos eran evidentemente peores que otros. Esta foto muestra las condiciones normales en este tipo de lugar. Al fondo se puede observar una triple litera; la primera cama está casi en el suelo y las otras dos encima. Es difícil saber cuántos hombres comparten cada cama, probablemente, cuatro o cinco, tal vez más”. — © Seyi Rhodes
Reclusos%20en%20la%20enfermer%C3%ADa
i
Leyendas
"La enfermería está ubicada cerca de la entrada de las instalaciones. Es necesario cruzar la puerta principal antes de pasar por la seguridad, lo que me pareció bastante interesante. No había ningún procedimiento de seguridad apropiado, si alguien intentara ingresar un cuchillo o cualquier otro objeto, podría hacerlo fácilmente —mientras fuera la persona adecuada—. En la enfermería había más o menos 500 reclusos, unos encima de otros. Creo que había tres salas contiguas que se comunicaban entre sí." — © Seyi Rhodes
Reclusos%20hacinados%20en%20la%20enfermer%C3%ADa
i
Leyendas
"Aquí se puede observar a algunos hombres que duermen debajo de las camas y otros encima. Todos están verdaderamente apiñados. Los reclusos vienen a la enfermería por enfermedades, accidentes, peleas u otras razones. Los que están allí lucen en muy malas condiciones, y no tienen derecho a salir de la enfermería, en teoría." — © Seyi Rhodes
Pacientes%20de%20la%20enfermer%C3%ADa%20desnutridos
i
Leyendas
Pacientes de la enfermería desnutridos. "Tanto el modulo TB como la enfermería están cerca de la cocina, lo que facilitaba la organización. La mayoría de personas desnutridas y escuálidas que se ven en la enfermería han llegado a ese estado durante su reclusión. No digo que estas personas reciban las tres comidas diarias necesarias, pero sí reciben algo de comida. Muchas no comen por diferentes razones." — © Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
Hora%20de%20la%20comida
i
Leyendas
"Así comienza su casi hora y media de tiempo libre, en el que tienen que bañarse y conseguir algo de comer. Una vez abiertas las celdas, todos empiezan a salir. Aquí se puede ver a algunos con un recipiente y un tenedor de plástico en la mano, intentando obtener un poco de comida. Después, con suerte, pueden ir a bañarse y llevar la comida a la celda para aprovechar al máximo su tiempo libre. Los reclusos conservan por mucho tiempo estos recipientes plásticos en los que sus familiares alguna vez les llevaron comida del exterior. Solo hay una comida diaria, a pesar de que normalmente deberían ser tres. Los alimentos (siempre los mismos) son iguales para todos. Nunca vi que algo variara. Durante las semanas que acudí a la prisión, siempre servían la misma comida. Para ser honesto, ni siquiera sé lo que servían, era como una especie de mazacote. Sí vi algunas verduras picadas que parecían cocinarse antes de desintegrarse. Creo que eran batatas, pero no siempre hacían parte del plato, así que no pude saber exactamente lo que era. Y obviamente, no todos los reclusos podían obtenerlas" — © Seyi Rhodes
Esperando%20tras%20las%20rejas
i
Leyendas
"Hay dos hombres desnudos, lo que no es nada cómodo en tal cercanía con los demás. Muchas personas conservan la ropa con la que fueron arrestadas, por lo que no es nada fácil mantenerla limpia. Los reclusos suelen andar desnudos o semidesnudos mientras lavan sus prendas y esperan a que se sequen bajo el sol." — © Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
i
Leyendas
© Seyi Rhodes
Encontrar en
123

Creo que ahora la gente conoce y entiende las terribles condiciones de reclusión que existen en las prisiones de Haití.

"La infraestructura de estos establecimientos no está en capacidad de soportar la cantidad de reclusos que tienen"

Publicado en el 1 de junio 2017.

Seyi Rhodes. "Fui a Haití básicamente para hacer este documental. Logré obtener los permisos necesarios a través de una mujer llamada Florence Elie (una defensora de los derechos humanos). Cuando le pedimos que expusiera las condiciones de las prisiones, ella nos invitó a venir. Yo estaba feliz de hacerlo y ella quería mostrar lo que pasaba allí. Por eso fuimos.

Durante las dos semanas del viaje —casi tres porque quedamos bloqueados por el huracán— pude visitar la penitenciaría nacional siete u ocho veces. Después fuimos a la cárcel de mujeres, que ahora está cerrada. Pude ver las condiciones de esa prisión, el estado en que estaba todo. Una mujer que estuvo en ese lugar, y que ahora está libre, me describió las condiciones del lugar. Cabe mencionar que a pesar de que esta cárcel era más vieja, pequeña y caótica, muchas cosas funcionaban mejor.

También visité la nueva cárcel de mujeres construida por los Estados Unidos. Era literalmente impecable; blanca y azul. Parecía sacada de una película o de una serie como Orange is the New Black; tenía paneles solares en el techo, un gran espacio de baterías para almacenar la energía y un gran filtro de agua.

Viendo todo esto, era evidente que este lugar lo habían construido para remediar el problema de las fugas. Está diseñada para ser un lugar seguro a pesar de que el resto del país no lo es. Parecía obvio.

Las instalaciones estaban bastante bien. Las mujeres no estaban demasiado hacinadas y tenían espacio para moverse. Sin embargo, sigue siendo una prisión, por lo que permanecen todo el tiempo encerradas en las celdas. Había diferentes salas, lo que me llamó la atención, puesto que las viejas prisiones no suelen tener tantos espacios.
En estas instalaciones están prácticamente las mismas personas que han sido trasladadas de otras prisiones. Las condiciones son mejores. Hay menos posibilidades de morir en este lugar.

El acceso

Fue fácil acceder pero se debe prestar atención a quién se le hacen preguntas y cuándo. No era sencillo filmar. No podíamos hacer quedar mal a nadie.

Podíamos hablar con los reclusos mientras tuviéramos su autorización. Era difícil moverse en ese espacio reducido, incluso los guardias evitan ingresar a menudo. Hay uno o dos hombres que vigilan pero de lejos. A veces uno se siente inseguro. Los guardias colaboran con los reclusos para hacer que las cosas funcionen. Como resultado, hay lugares de la prisión a los que no van con frecuencia.

Y ahora…

Todavía mantengo contacto con BDHH, quien me comentó que ha observado un fuerte incremento de las enfermedades, sobre todo, cólera y tuberculosis. Ha habido un enorme brote de enfermedades infecciosas desde principios de este año y un número alarmante de muertes. Pienso que el documental sirvió para poner de relieve este tema y que las personas competentes sientan un poco más de presión. Igual, aún queda mucho por hablar sobre este asunto.

Antes nadie pensaba, hablaba o se interesaba en este tema. Creo que ahora la gente conoce y entiende las terribles condiciones de reclusión que existen en las prisiones de Haití. Todos saben que son más que aterradoras y que el sistema de justicia penal no funciona en absoluto. Esto es en cierta forma un progreso, ya que antes solo se trataba de alejar a las personas de la sociedad y olvidarse de ellas.

Desde mi punto de vista, la prisión de hombres está completamente vetusta. Se necesita una cantidad de dinero considerable para construir nuevas instalaciones. Sé que es difícil para el país tener que enfocarse en este asunto, pero en realidad es necesario, ya que la infraestructura de estos establecimientos no está en capacidad de soportar la cantidad de reclusos que tienen. Hay terrenos disponibles para construir, pero primero tienen que pensar en hacerlo.

Es necesario trasladar a los reclusos a otras instalaciones. Pienso que uno de los principales problemas es la comida. Pero de nuevo, es difícil para Haití tener que pensar en alimentar varias veces al día a las personas que se encuentran encarceladas. La mayoría de problemas y enfermedades surgen debido al hacinamiento y a la desnutrición. Enfermedades como el cólera, la tuberculosis y la escabiosis se propagan fácilmente. Si se arreglaran las infraestructuras y cada persona pudiera al menos tener una cama, esto solucionaría muchos problemas. Aún seguiría existiendo el problema de la prisión preventiva, que no soluciona nada, pero al menos las personas no morirían a la espera de un juicio. Este es otro de los temas que requiere una inversión considerable.

Haití necesita organizar su sistema de registro. Todo el sistema judicial debería ser informatizado. Mantener los registros en papel no tiene ningún sentido. Las posibilidades de perder indefinidamente todos los registros son muchas: huracanes, terremotos, corrupción, etc. Todo puede pasar. Por ejemplo, desde el terremoto, cuando el tribunal quedó destruido, muchos expedientes se perdieron”.


Testimonio recogido por Clara Grisot

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png