Año

Seguridad, orden y disciplina

Las funciones de seguridad son responsabilidad de

  • administración penitenciaria
  • empresas privadas

Los reclusos se clasifican en función de su supuesto nivel de peligrosidad

en algunos casos

Los reclusos penados no se clasifican por nivel de seguridad, sino por sexo, duración de la condena y propensión hacia determinadas actividades delictivas.

Los guardias portan

armas de fuego

A pesar de que los guardias tienen permitido el uso de armas pequeñas y ligeras como pistolas o revólveres, no suelen llevarlas con ellos.

Se registran los actos de protesta individuales

no

Las infracciones disciplinarias están claramente definidas por escrito

Los castigos se definen en el reglamento interno de cada prisión.

Según los administradores de prisiones, los guardias imponen una disciplina casi marcial para mantener la seguridad, el orden y la integridad de la institución y de los internos.
Los reclusos llevan uniformes y se les ordena caminar, hablar, comer, dormir y sentarse de una forma determinada. Cualquier infracción a dicha disciplina conlleva un castigo.
Los castigos toman muchas formas; la más común es la privación de privilegios, como el tiempo libre, el acceso a la televisión o la pérdida de tareas adicionales que hayan solicitado. Los castigos más severos incluyen sentarse sobre las rodillas en el suelo frente a un muro durante horas e incluso días. Aun así, los reclusos vuelven a sus celdas por la noche. Durante el castigo, la posición en la que están sentados se vuelve dolorosa y el aislamiento es complicado. Las pausas para ir al aseo están permitidas, pero quedan a discreción de los guardias.

Se investigan las sanciones disciplinarias

en algunos casos

Las decisiones de imponer una sanción disciplinaria carecen de transparencia y de justicia.

La imposición de una sanción disciplinaria está sujeta a un debate contradictorio

no

Los reclusos sometidos a sanciones disciplinarias pueden ser asistidos por un abogado

no

Los internos pueden presentar un recurso contra una sanción disciplinaria

Estos pueden ser difíciles de entender, especialmente para los reclusos extranjeros y para aquellos con discapacidades mentales.

Se recurre al aislamiento como medio de

sanción

La administración emplea con frecuencia la reclusión en aislamiento.

Se limita la duración del aislamiento

sí: 3 meses

Es posible renovar el periodo de aislamiento

El periodo máximo de tres meses puede prolongarse si cada mes adicional se considera necesario. A algunos presos en el corredor de la muerte se los mantiene en reclusión en aislamiento durante décadas.

Se les permite recibir visitas de familiares, abogados y demás personas.