Año2015

Últimas actualizaciones

Se prohíbe el uso de instrumentos de coerción (esposas, grilletes, etc.) durante el parto

no

Según la Ley de Detención Penal, las reclusas deben permanecer esposadas mientras son escoltadas para entrar y salir del centro penitenciario y mientras permanezcan fuera de él. No existen excepciones para los partos en un hospital, a pesar de que los guardias allí presentes pueden decidir si quitarle las esposas a la reclusa o no.

  • En enero de 2015, un padre presentó una queja después de que su esposa, una reclusa de la cárcel de Kasamatsu en la prefectura de Gifu, fuese obligada a dar a luz con las esposas puestas. Un representante de la oficina correccional del Ministerio de Justicia confirmó que decidieron cambiar dicha política tras conocer el caso de la cárcel de Kasamatsu.