prisoninsider4.png

Estados Unidos: en cautiverio

– Publicado el 25 septiembre 2018

// Serie "Un día en prisión" (3)

En prisión los días transcurren uno tras otro pero no siempre de la misma manera; las condiciones de reclusión, el ritmo de las jornadas, la posibilidad de recibir visitas, tratamientos médicos, comida, o la asistencia de un abogado, varían considerablemente de un país a otro, e incluso, de una prisión a otra. Prison Insider publica testimonios de personas que han estado o están en prisión para permitirles compartir su experiencia. Estos testimonios llamados “Un día en prisión” traducen en palabras la difícil realidad del encarcelamiento en cualquier lugar del mundo.

Nate fue condenado a cadena perpetua cuando tenía 22 años. Actualmente, encarcelado en una prisión de máxima seguridad, en Wisconsin (USA), tiene la posibilidad de obtener la libertad condicional, a la edad de 72 años. Nate cuenta, para Prison Insider, cómo son sus días en prisión.

Se nos permite entre dos y tres horas de visita semanales. Pero nadie viene a visitarme.

Las condiciones de reclusión son muy restrictivas.

  • No se nos permite:
    Las visitas vis a vis de familiares y amigos. Las visitas se hacen a través de una pantalla y un intercomunicador.
    La mayoría de objetos personales (por ejemplo, la ropa, afeitadoras eléctricas, vitaminas, comida) que pueden tener los demás.
    Esterillas de yoga.
    Libros y revistas grapados o de tapa dura, aunque se hayan quitado las tapas y las grapas.
    Tener una vista exterior desde nuestras celdas, en las que pasamos 23 horas diarias.
    Elegir con quién salimos al patio.

  • Se nos permite:
    Entre cuatro y ocho horas de llamadas al mes. Pero yo no tengo a nadie a quien llamar.
    Entre dos y tres horas de visita semanales. Pero nadie viene a visitarme.
    Recreación en un jaula de 20m2x20m2, dos veces a la semana durante máximo 75 minutos.
    Un televisor de 13 pulgadas con los canales básicos.
    Usar la computadora ─la pantalla está detrás de un cristal blindado─ dos veces a la semana, durante 75 minutos.
    Acceder a la educación por correspondencia, si podemos pagarla, ya que no se permiten las becas, préstamos y otras subvenciones.
    Asistir a un grupo de mindfulness, dos veces al mes, en el que budistas voluntarios hablan sobre nuestras vidas y nos enseñan a meditar; este es el único programa de rehabilitación útil que se nos proporciona. También nos obligan a hacer actividades para tratar de dejar la “seg” (segregación), y tratan de adoctrinarnos en la religión cristiana conservadora.

Tres o cuatro veces por semana, respiro el gas pimienta que usan para calmar a los reclusos que causan disturbios.

Un día típico

Me despierto, me levanto para el conteo de las 6:45 am; tomo mis antidepresivos, recibo mi bolsa con el desayuno; veo las noticias.
Me alisto para la salida al patio (me preparo para una posible pelea según el guardia que esté de turno). El 28 de julio de 2018, Quentin Thompson apuñaló a Zachary Hayes durante la recreación. El guardia sabía que eran enemigos pero aún así los puso en la misma jaula.
Limpio mi celda, me acuesto a leer y planeo mi día.
Después de la recreación, me baño y leo.

Desayuno, almuerzo y cena, entregados por la ranura de la puerta de acero de nuestra celda. Nos dan un trozo de fruta (naranja o manzana) dos veces a la semana, y una carne bastante artificial.

Después del almuerzo, comienzo a escribir, dibujar, o redactar documentos legales, según lo que tenga que hacer.
Hago yoga.
Veo Jeopardy.
Ceno.
Leo mi correo, si he recibido alguno.
Veo PBS news, o tal vez una película u otro programa.
Camino.
Escucho la radio, escribo o dibujo.
A veces puedo conversar o contar chistes a los otros reclusos. En ocasiones un recluso grita insultos o amenazas para intentar hacer sufrir a los demás. Tres o cuatro veces por semana, respiro el gas pimienta que usan para calmar a los reclusos que causan disturbios.

Todas las noches me voy a dormir triste, solo y adolorido por la artritis, pero con la esperanza de que mis esfuerzos mejorarán mi realidad

Nate, para Prison Insider.
Él también es el autor del dibujo de su celda


Es posible escribirle a esta dirección:

  • Nathaniel Allen Lindell #303724
    WSPF, 1101 Morrison Drive
    P.O. Box 1000
    Boscobel, Wisconsin
    53805
    United States of America

  • via sa pagina Facebook, administrada desde el exterior.
Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png