— Publicado el 24 octobre 2018.

La población carcelaria neozelandesa se ha duplicado en un lapso de 15 años. Prison Insider publicó, en enero de 2017, la ficha país sobre las condiciones de reclusión en Nueva Zelanda y advirtió que el número de reclusos estaba a punto de alcanzar el alarmante récord de 10 000 reclusos. Desde junio de 2018, esto ya es un hecho.
Tania Sawicki Mead, la directora de la asociación JustSpeak, implantada en Nueva Zelanda, aceptó responder a tres preguntas de Prison Insider.

Mientras que los maoríes y otras minorías representan el 15 % de la población del país, en prisión, estos constituyen más del 50 % de la población reclusa de los hombres, y más del 70 % de las mujeres.

Prison Insider. ¿Cuáles son los principales problemas que afronta el sistema penitenciario neozelandés?

Tania Sawicki Mead. Uno de los problemas más graves es la sobrerrepresentación de maoríes dentro de la población carcelaria. Por el mismo delito, un maorí tiene más posibilidades de ir a prisión y recibir una pena más severa que cualquier otro individuo. Mientras que los maoríes y otras minorías representan el 15 % de la población del país, en prisión, estos constituyen más del 50 % de la población reclusa de los hombres, y más del 70 % de las mujeres. Estas cifras son el fruto de una verdadera discriminación.

Nueva Zelanda también se enfrenta al problema de la sobrepoblación carcelaria, que ha aumentado significativamente durante los últimos diez años. Muchas personas son encarceladas incluso antes de ser juzgadas; los preventivos representan entre el 25 % y el 30 % de la población carcelaria. Este problema se deriva de una ley de 2013, según la cual las personas deben probar que no representan un peligro para la sociedad para no ser encarceladas. Además, pocos reclusos obtienen una rebaja de pena, la mayoría debe pagar la totalidad de su condena.

Nueva Zelanda puede ser un país liberal, pero la mentalidad sobre las políticas penales es más bien conservadora; la opinión pública considera que la justicia es demasiado blanda con los delincuentes, y los políticos se acomodan a este pensamiento con vistas a una posible reelección.

La violencia genera más violencia, y la prisión expone a ella.

PI. ¿Qué factores pueden explicar la sobrerrepresentación de maoríes en prisión? ¿Qué hay de la elevada proporción de mujeres?

TSM. El racismo explica esta sobrerrepresentación. Se trata a la vez de un racismo general y de un racismo estructural, que se traduce en pobreza, en el encarcelamiento de los padres, etc.; es el legado de la colonización.

Una persona que ha sido objeto de violencia tiene más probabilidades de conocer la prisión.La discriminación de la que son objeto estas minorías también afecta el acceso a la educación, la salud, etc., y estos aspectos tienen una influencia directa sobre el encarcelamiento masivo de maoríes. Mientras el Gobierno no invierta más dinero en educación, salud y acompañamiento, la sobrerrepresentación de los maoríes en prisión seguirá existiendo.

El número de mujeres encarceladas aumenta cada vez más; hace cuatro años, eran 550 mujeres y hoy son 772.

La proporción de mujeres maoríes ha aumentado en dos años, pasando del 60 % al 70 %. En el Gobierno, nadie parece poder explicar tal aumento, pero seguramente tiene alguna relación con los problemas de adicción y tráfico de drogas. Además, cabe mencionar que el 75 % de las mujeres encarceladas ha sido objeto de violencia doméstica. La violencia genera más violencia, y la prisión expone a ella. Por otra parte, las mujeres tienden a reincidir más que los hombres, puesto que reciben muy poco apoyo tras su liberación. Actualmente, se están llevando a cabo algunos debates para implementar políticas que aborden este problema.

PI. Hemos evocado el tema de la sobrepoblación carcelaria, y sabemos que Nueva Zelanda estaba planeando construir nuevos establecimientos. ¿Por qué se abandonó el proyecto de construcción de la mega prisión de Waikeria?

TSM. Este proyecto formaba parte de la agenda del anterior Gobierno, y su inspiración proviene de las mega prisiones estadounidense. Waikeria ya existía, y era la única prisión en la que se podía aumentar el número de plazas debido a su ubicación ─alejada de la ciudad─. El Gobierno cambió en octubre de 2017, y JustSpeak pudo dialogar con el Gobierno actual.

Pero la situación es la misma, está claro que los establecimientos penitenciarios no están en capacidad de responder a la creciente población carcelaria.

El proyecto de construir la mega prisión se abandonó en mayo. Sin embargo, el Gobierno no cree que haya una disminución de la población carcelaria durante los próximos años, y estima necesario incrementar la capacidad del sistema penitenciario. Por tanto, se harán renovaciones en la prisión de Waikeria y se agregarán 500 nuevas plazas. Asimismo, se creará una unidad especial para alojar a personas con trastornos mentales; esto es un avance, pero no es una solución a largo plazo. El problema sigue sin resolverse.


Declaraciones recogidas por Léa Ventura

js_logo_large.jpg

JustSpeak

ONG

La asociación JustSpeak trabaja activamente en el campo de la justicia en Nueva Zelanda. La organización, que reúne una veintena de voluntarios y un joven equipo movilizado en torno a las políticas penales, publica informes y realiza campañas con el objetivo de educar al público en general sobre estos temas. Una de sus más recientes campañas luchaba contra la construcción de la mega prisión de Waikeria.

Su sitio web
La ficha país de Nueva Zelanda