La oportunidad de reformar el sistema penitenciario se ha dejado escapar. Leer el informe completo de Antigone.

– Publicado el 26 junio 2018.

Tras más de 2000 visitas a diferentes establecimientos penitenciarios en veinte años, la asociación Antigone resalta que, a pesar de que se han obtenido algunos avances, aún queda mucho por hacer en cuanto a los derechos y la dignidad de los reclusos.

Durante varios años, Antigone ha instado al Gobierno a reformar el sistema penitenciario; los cambios que aportaría dicha reforma serían:

  • Equiparar las enfermedades psiquiatrías a las enfermedades físicas para brindar tratamientos médicos y procesos jurídicos adecuados.
  • Mejorar y modernizar algunos aspectos de la vida cotidiana de los reclusos.
  • Citar las Reglas Penitenciarias Europeas en el código penitenciario.
  • Aumentar la aplicación de medidas alternativas, que son menos costosas que la prisión y más efectivas para reducir la reincidencia y garantizar la protección de la sociedad.

Si bien esta reforma supondría un progreso para el sistema penitenciario, algunos hechos recientes han demostrado que no se llevará a cabo.

Estos cambios son necesarios aunque solo cubran unos cuantos aspectos de lo debería realizarse”, declara Antigone. Descubra los principales hechos que Antigone puso de manifiesto en su informe anual.

Un incremento de 600 personas durante los tres primeros meses del año

Población carcelaria

Sobrepoblación

El número de reclusos en 2012, antes del fallo Torreggiani, se elevaba a 65 701. A finales de 2015, este número se redujo a 52 164.

En marzo de 2018, se constató un aumento de la población carcelaria: 58 223 reclusos, con un incremento de 600 personas durante los tres primeros meses del año. La sobrepoblación es de 115.2 %.

Los diez establecimientos más sobrepoblados del país presentaron tasas de ocupación que oscilan entre el 173.7 % (Podernone) y el 202.8% (Larino).

Sin embargo, más reclusos no significa más delitos, ya que la tasa de homicidios se ha reducido vertiginosamente. En Italia, hay 1 homicidio por cada 175 000 habitantes, mientras que en Estados Unidos hay 1 por cada 20 000. Si bien hay menos homicidios en Italia que en el Reino Unido, Alemania, y casi todos los países europeos, el número de reclusos condenados a cadena perpetua ha aumentado.

Extranjeros en prisión

Aunque el número de extranjeros residentes ha aumentado en el país, su presencia en las prisiones se ha reducido; actualmente hay 2000 extranjeros menos que hace diez años.

En 2003, el 1.16 % de los extranjeros que residían en Italia terminaban en prisión. Hoy en día, esta tasa representa el 0.39 %. Estos datos demuestran que los mensajes transmitidos durante la reciente campaña electoral, sobre la responsabilidad de los extranjeros en el crecimiento del índice de la delincuencia, eran injustificados.

Los presuntos inocentes

Italia es el quinto país de la Unión Europea con el más alto número de reclusos preventivos. En 2017, el 34.4 % de los reclusos estaba en espera de juicio. La media europea es del 22 %.

Los jueces de ejecución de penas de la región de Lacio conceden menos permisos temporales que los de la región de Lombardi.

Regímenes de encarcelamiento

Medidas alternativas y permisos

Las sentencias no son las mismas en todas partes. Por ejemplo, los jueces de ejecución de penas de la región de Lacio conceden menos permisos temporales que los de la región de Lombardi.

En un corto periodo, el número de personas que recibieron medidas de libertad vigilada aumentó vertiginosamente: a marzo de 2018, estas se elevaban a 12 278. Ahora bien, es indispensable que se invierta en recursos sociales y humanos para garantizar que estas medidas individualizadas tengan resultados positivos.

Artículo 41-bis y seguridad máxima: cifras

Hoy en día, hay 724 reclusos bajo el régimen 41-bis del reglamento penitenciario ─el 1.2 % de la población carcelaria─. Sin embargo, 8862 reclusos están sometidos a medidas de máxima seguridad ─el 15 % de la población carcelaria─.

8862

reclusos sometidos a medidas de máxima seguridad.

En 2017, 123 personas murieron en las cárceles italianas: 52 por suicidio

Salud

Suicidios

Según los datos de Ristretti Orizzonti (Horizontes estrechos), en 2017, 123 personas murieron en las cárceles italianas: 52 por suicidio ─48 según la administración penitenciaria─, es decir, 7 suicidios más que en 2016. Durante los tres primeros meses de 2018, se registraron 11 suicidios.

La tasa de suicidios pasó del 8.3 %, en 2008 (año en que se implementó la reforma del sistema de salud penitenciario), al 9.1 %, en 2017, cuando se registraron 1135 suicidios y 9510 casos de autolesiones.

Salud en la prisión

59 de las 86 cárceles que visitó Antigone carecen de un sistema de registro médico electrónico, lo que significa que en el 69 % de los casos, el historial médico de los reclusos se escribe en papel.

Solo el 30 % de los establecimientos visitados cuentan con instalaciones adecuadas para acoger a personas con minusvalías.

Residencias para la ejecución de medidas de seguridad (REMS)1

Existen 30 REMS1, en los que se alojan 599 personas, entre ellas, 54 mujeres ─el 9 % de la población carcelaria femenina, casi el doble del porcentaje de mujeres encarceladas─.

El número de reclusos en estos establecimientos corresponde a la capacidad oficial de la prisión, lo que pone de relieve la admirable “resistencia” de los servicios sanitarios para evitar la sobrepoblación. Las listas de “espera” para ingresar a un REMS son bastante largas.


  1. "Residenza per l'esecuzione delle misure di sicurezza" es una estructura médica para los reclusos con enfermedades mentales que se consideran peligrosos para la sociedad. El establecimiento es gestionado exclusivamente por personal sanitario, ya que está bajo la responsabilidad del Departamento de Salud Mental (DSM). 

Educación y trabajo

Solo el 23 % de los reclusos asisten a la escuela. Por otra parte, la tasa de desempleo en prisión es del 30 %. Antigone estima que solo el 15.6 % de los reclusos que trabajan, lo hacen para empleadores diferentes a la administración penitenciaria. Algunos de estos reclusos están en régimen de semilibertad, y otros trabajan fuera de la prisión. Solo el 1.7 % de los reclusos trabajan para el sector privado.

72 % reclusos bajo vigilancia por motivos de radicalización

Religión

Hay 32 219 reclusos declarados católicos, y 314 ministros de culto religiosos que atienden sus necesidades espirituales.

El número de musulmanes se eleva a 7194 reclusos, que solo cuentan con 17 ministros de culto. El 42 % de los reclusos que provienen de países musulmanes no declara su fe por temor a ser objeto de discriminación.

Hay 2481 reclusos ortodoxos, que cuentan con 34 ministros de culto. El 77 % de los establecimientos que visitó la asociación en 2017 carecía de un espacio de culto para realizar ceremonias no católicas.

Radicalización

En 2017, el número de reclusos bajo vigilancia por motivos de radicalización aumentó significativamente con respecto al año anterior. Este número pasó de 365 (en 2016) a 506 (en 2017), es decir, un incremento del 72 %.

Existen tres niveles de vigilancia: alto, medio y bajo:

  • 242 internos estaban bajo régimen de alta vigilancia (un 32 % más que en 2016). Entre ellos, 180 estaban encarcelados por delitos comunes no relacionados con la radicalización.
  • 150 internos en nivel medio (un 100 % más que en 2016)
  • 114 internos en nivel bajo (en 2016, había 126).

La administración penitenciaria ha lanzado varios proyectos de formación (sobre todo a nivel europeo) para luchar contra la radicalización. En 2017, 758 miembros de la administración participaron en estos proyectos.

Gastos

En 2018, el presupuesto de la administración penitenciaria se estima en 2 881 004 859 €, con un costo diario de 137 € por recluso. Esta cifra se redujo un poco con respecto al año anterior. El 80 % de este presupuesto se destina a los gastos del personal civil y de los guardias penitenciarios.

En las prisiones italianas, hay demasiado personal de seguridad, pocos trabajadores sociales, y aún menos mediadores culturales. Los trabajadores sociales fueron los más afectados por los recortes de presupuesto. El personal pasó de 1377 a 999, es decir, una reducción del 27 %.

El ratio reclusos/guardias es de 1.8/1. La media entre los países miembro del Consejo de Europa es de 3.5/1.

Existen también varios periódicos de prisiones.

Tres buenas prácticas del sistema penitenciario italiano

1. Las universidades

En las prisiones italianas, contrariamente a los demás países, la administración penitenciaria mantiene buenas relaciones con las universidades públicas. En algunas regiones, los reclusos reciben cursos y asesoramiento de las universidades. Algunas de ellas incluso ofrecen la matrícula gratuita. Actualmente, hay unos 300 reclusos inscritos en la universidad.

2. Información sobre las prisiones

Gracias a la información que brindan los reclusos, es posible conocer lo que pasa dentro de las prisiones. Ristretti Orizzonti, una revista editada por los internos, es uno de los pocos medios de información que existe a nivel internacional. Por su parte, la administración penitenciaria no censura la información que los reclusos proporcionan a Jailhouse Rock, un programa radial difundido en la red de radios locales. Esto es una prueba de apertura y transparencia. Existen también varios periódicos de prisiones.

3. Teatro en prisión

El teatro, en sus diferentes formas, es muy común en las cárceles italianas e incluso forma parte de la historia del sistema penitenciario.

La cuarta edición del “Festival nacional de teatro en prisión” se llevó a cabo con la colaboración de la universidad de Roma (Roma Tre- Departamento de Filosofía, Comunicación y Espectáculo), el Departamento de Herencia Cultural, Actividades y Turismo, la administración penitenciaria, el departamento de justicia juvenil, y la comunidad.

Leer el informe completo

antigone_it.jpg

Antigone

Organización no gubernamental

Antigone es corresponsal de Prison Insider desde noviembre del 2015. Esta asociación lucha por la protección de los derechos humanos dentro del sistema penal y penitenciario de Italia. Su actividad se centra sobre todo en proyectos culturales, en realizar trabajos de investigación exhaustivos, en cooperar con las autoridades durante el proceso de redacción de textos normativos y en visitar prisiones.

• Visitar el portal web

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png