— Publicado el 21 enero 2019.

En todo el mundo, hay veinte mil personas condenadas a muerte. Algunas de ellas se encuentran recluidas en países en los que aún se aplica la pena capital, como China, Irán, Estados Unidos, Japón, Pakistán y Arabia Saudita, mientras que otras se encuentran en países en los que ya no se llevan a cabo ejecuciones, como Mauritania. Los reclusos condenados a muerte no cuentan con ninguna protección específica. Por ello, la asociación Planeta Refugiados-Derechos Humanos (PRDH) ha iniciado un proyecto, junto con otras asociaciones, para tratar de remediar este problema. Su presidente Nordine Drici respondió a las preguntas de Prison Insider.

Llevamos a cabo un estudio sobre las condiciones de reclusión de las personas condenadas a muerte.

Lamentablemente, aún no existe ninguna disposición específica con respecto a las personas condenadas a muerte.

Las personas condenadas a muerte son, en cierto modo, “los olvidados” de las reglas sobre las condiciones de reclusión.

capture_d_e_cran_2018_05_16_a_11.42.50.png

Planeta Refugiados-Derechos Humanos

Asociación

La asociación está firmemente comprometida con el respeto de las libertades fundamentales, individuales o colectivas. Sus miembros actúan en favor de la protección de los civiles en tiempos de guerra, la protección de las misiones de asistencia médica, la lucha contra la tortura, la abolición de la pena de muerte y los derechos de los refugiados. Planeta Refugiados-Derechos Humanos documenta, alerta, acompaña y contribuye a sensibilizar para construir una sociedad civil responsable.

• Su portal web