En esta serie fotográfica, Pierre Duvert documenta la vida cotidiana de jóvenes encarcelados en Madagascar.

Módulo de menores

antanimora_01.jpg
Galería
antanimora_01.jpg
i
Leyendas
En Antananarivo, capital de Madagascar, la prisión central dispone de un módulo reservado para los menores en conflicto con la justicia. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_02.jpg
i
Leyendas
El 80 % de los reclusos del módulo de menores de la cárcel de Antanarivo se encuentra en prisión preventiva y desconoce la fecha de su juicio. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_03.jpg
i
Leyendas
Uno de los principales motivos de encarcelamiento son las demandas por violación que interponen las familias de las niñas cuando no reciben una indemnización por parte de la familia del joven acusado. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_04.jpg
i
Leyendas
Desde septiembre de 2011, la asociación laica Grandir Dignement, creada por dos educadores especializados franceses, interviene en la prisión de Antanimora. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_05.jpg
i
Leyendas
Se proponen varias formaciones profesionales en función de las posibles oportunidades laborales. Aprender a trabajar el cuero permitirá a estos jóvenes encontrar un empleo tras su liberación. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_07.jpg
i
Leyendas
Grandir Dignement imparte cursos de alfabetización y de nivelación. En Madagascar, el 30 % de los niños en edad de ser escolarizados no asisten a la escuela debido al creciente empobrecimiento de las familias. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_08.jpg
i
Leyendas
En Madagascar, las familias deben pagar la escuela pública para remunerar a los profesores, puesto que el Estado cubre únicamente el puesto de director. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_09.jpg
i
Leyendas
La mayoría de las instalaciones son vetustas y no reciben mantenimiento. Madagascar pertenece al grupo que la ONU ha definido como “los países menos adelantados”, en los que el PIB por habitante disminuye. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_11.jpg
i
Leyendas
El 75 % de los malgaches son católicos y practicantes. Las instituciones religiosas juegan un papel crucial en la vida política de Madagascar. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_16.jpg
i
Leyendas
Un torneo de fútbol se organizó al interior de la prisión; el equipo de jóvenes ingresa al módulo para adultos N°4. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_18.jpg
i
Leyendas
La prisión de Antananarivo comprende cuatro módulos para adultos. En cada uno de ellos se encuentran hacinados 1000 reclusos en aterradoras condiciones de insalubridad y de tensión permanente. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_19.jpg
i
Leyendas
Los reclusos adultos pasan el día sentados en el patio, con la prohibición de levantarse. El partido de fútbol es su única actividad. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_20.jpg
i
Leyendas
Con 83 reclusos por cada 100 000 habitantes, Madagascar es uno de los países que presenta los más altos índices de encarcelamiento. La cárcel de Antanimora alberga a 4000 reclusos, mientras que su capacidad es de 850 personas. Al cumplir los 18 años, los jóvenes serán transferidos al módulo de mayores. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_21.jpg
i
Leyendas
Desde 2015, se está estudiando un proyecto de ley que prevé reducir los periodos de prisión preventiva y organizar medidas de libertad vigilada, una alternativa que se propone muy pocas veces debido a la falta de un marco establecido y de un seguimiento jurídico y educativo. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_23.jpg
i
Leyendas
Las raciones de alimentos suministrados por el Estado consisten en 100 gramos de yuca al día. Las asociaciones se encargan de completar estas raciones. Las instalaciones no disponen de un comedor y los jóvenes deben comer de pie. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_24.jpg
i
Leyendas
Los familiares llevan comida a los jóvenes para completar las pequeñísimas raciones que les suministra el Estado. El arroz es el principal alimento, cocinado al carbón en un brasero. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_26.jpg
i
Leyendas
Cocinar los alimentos, y comer, es una de las principales ocupaciones diarias de los jóvenes reclusos. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_27.jpg
i
Leyendas
“Para mantenerse limpio, debemos limpiar todo”. Aunque un poco rudimentarias, las iniciativas para mejorar la higiene y la limpieza ayudan a los jóvenes reclusos a recobrar la salud y la dignidad. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_28.jpg
i
Leyendas
Con un solo suministro de agua para bañarse y lavar la ropa, es difícil mantener una higiene corporal adecuada. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_30.jpg
i
Leyendas
Un médico visita a los reclusos una vez por semana. Existe una enfermería en la que es posible curarse a sí mismo las pequeñas heridas y las frecuentes afecciones de la piel. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_33.jpg
i
Leyendas
Se recurre muy poco a las medidas alternativas a la prisión, a pesar de ser una mejor solución para la delincuencia juvenil. Se pierde mucho tiempo entre la inacción y la espera. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_35.jpg
i
Leyendas
El artículo 37 de la Convención Internacional de los Derechos del Niño estipula que la prisión debe ser una medida de último recurso para los menores en conflicto con la ley y la justicia. Sin embargo, según el UNICEF, más de un millón de niños se encuentran detenidos en todo el mundo. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_36.jpg
i
Leyendas
Se incentiva a las familias a visitar a los menores encarcelados; los trabajadores sociales les piden que registren sus visitas en el libro para ayudarlos a mantener el contacto. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_38.jpg
i
Leyendas
El establecimiento no dispone de locutorios separados para las visitas de los familiares, por lo que se deben realizar a la entrada de las instalaciones, sin ninguna intimidad. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_40.jpg
i
Leyendas
Los reclusos menores tienen muy pocas relaciones con el mundo exterior, el televisor está ahí únicamente para servir de apoyo a un curso de escritura que se imparte a los jóvenes. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_42.jpg
i
Leyendas
La persona encargada de las clases de hip hop muestra un video en internet a los participantes. Una ventana al mundo. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_44.jpg
i
Leyendas
Las clases de hip hop son una de las actividades con mayor participación. Esta permite a los jóvenes desahogarse y, gracias a sus presentaciones, tener una imagen positiva de sí mismos. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_46.jpg
i
Leyendas
Mediante varios ejercicios que implican la ayuda mutua y la confianza en los demás, el educador intenta provocar sentimientos de solidaridad y luchar contra el individualismo. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_48.jpg
i
Leyendas
Las clases de hip hop son la ocasión para ejercitar el cuerpo y sentirse vivo. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_50.jpg
i
Leyendas
El tráfico de cánnabis explota debido a la miseria social. Cultivado principalmente en el sur de la isla, este genera considerables beneficios a las mafias —como en todos los lugares en los que no se ha legalizado— en detrimento de los consumidores, que son cada vez más jóvenes. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_55.jpg
i
Leyendas
La ley que se está contemplando en Madagascar pondría fin a la idea de prisión preventiva como medio de intimidación y permitiría considerar a los menores más como víctimas que como culpables. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_57.jpg
i
Leyendas
Las asociaciones logran reducir la reincidencia casi en el 100 % de los casos al alejar a los jóvenes de su entorno de origen. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
antanimora_65.jpg
i
Leyendas
Además de intentar dar un sentido a la reclusión, ampliar las posibilidades y generar confianza en el futuro, otro de los retos de la asociación Grandir Dignement son las reformas legislativas que se están considerando actualmente en Madagascar. — © Pierre Duvert I hanslucas.com
Encontrar en
133

La prisión preventiva se ha convertido en la etapa obligatoria de todos los menores debido a la falta de recursos económicos del Ministerio de Justica. El 80 % de estos jóvenes no han sido juzgados por los delitos que se le imputan

Con 21 000 reclusos, entre ellos, 700 menores, Madagascar es uno de los países africanos con el mayor índice de encarcelamiento.

A Antananarivo, en la cárcel de Antanimora, el módulo de menores albergaba, en noviembre de 2016, a más de cien jóvenes en conflicto con la ley y la justicia. Este módulo está separado del espacio reservado para los adultos. Sin embargo este no es el caso en todos los establecimientos penitenciarios de la isla.

La prisión preventiva se ha convertido en la etapa obligatoria de todos los menores debido a la falta de recursos económicos del Ministerio de Justica. El 80 % de estos jóvenes no han sido juzgados por los delitos que se le imputan y no tienen la menor idea de la fecha de su juicio o excarcelación. La mayoría de ellos están acusados de delitos menores que cometen para tratar de sobrevivir, y otros enfrentan cargos de violación presentados por las familias de las niñas cuando la familia del menor no está en capacidad de darles dinero.

Varias asociaciones brindan apoyo diario a estos jóvenes; algunas distribuyen comida para completar las pequeñas raciones que reciben a causa del bajo presupuesto que asigna el Gobierno. Varios profesores ofrecen cursos de alfabetización, formaciones y otras actividades para que los jóvenes recobren la esperanza y trabajen juntos con el fin de disminuir los riesgos de reincidencia a su salida de la prisión. Grandir Dignement se esfuerza por que las condiciones de reclusión, cada vez más precarias e insalubres, sean más humanas. Esta asociación laica también colabora activamente con el Ministerio de Justicia para que se implementen reformas legislativas que respeten los derechos de los niños.

Pierre Duvert

Pierre Duvert

Fotógrafo

Pierre Duvert nace en 1960.
Tras realizar estudios en sociología, Pierre se convierte en fotógrafo profesional y trabaja durante varios años en publicidad.
Hoy en día, practica una fotografía social y documental, y se interesa particularmente por todas las discriminaciones y opresiones de la sociedad. Sus fotografías son el resultado de una posición subjetiva con respecto a ciertos temas de actualidad, y de una voluntad de informar y de compartir a largo plazo su punto de vista Pierre DUVERT es miembro del studio Hans Lucas desde octubre de 2015

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png