Noticias

Uruguay : yoga para presos: una alternativa más para la rehabilitación

El programa que lleva tres años en la cárcel de Punta de Rieles se afianza

“Acá te encontrás con vos mismo, con tu cuerpo, con tu mente. Es una conexión que está muy buena”, dijo con convicción y tranquilidad Flavio, de 34 años, uno de los reclusos que asiste a las clases de yoga que se dictan en la cárcel de Punta de Rieles. Ya hace más de un año que espera con ansias la llegada de los viernes para tener su ratito de práctica.

La directora del programa Yoga y Valores en Cárceles, Pamela Martínez, hace más de tres años que dicta clases en el establecimiento, y hoy día alrededor de 20 reclusos se acercan una vez por semana a encontrar un momento de paz, de silencio y de encuentro de una forma que no es habitual en un centro penitenciario.

Varios de los reclusos destacaron la unión y el compañerismo que se genera entre quienes asisten a las clases, y los beneficios que trae no solo para el cuerpo y la mente. “Todo lo que se habla es positivo, y eso es importante”, afirmó Carlos, de 38 años, quien no se pierde un viernes de yoga por nada, ya que le brinda la calma que necesita para regular sus comportamientos y sobrellevar la dureza de la privación de libertad.

Fernando afirmó que, pese a que le costó concentrarse, ya en su segunda clase pudo sentir cambios en su cuerpo. “En el caso que te puedas concentrar las horas que estás acá, salís de lo que es la cárcel por un ratito. Se valora mucho que exista esta oportunidad”, aseguró.

Antes de comenzar la clase, o en ocasiones al finalizarla, se da un momento de charla donde quienes desean puede compartir experiencias o sentimientos con el grupo. En un encuentro un recluso compartió, con lágrimas en los ojos, la noticia de que le habían autorizado una salida transitoria al interior del país para ver a sus hijas. Al compartir esta emoción todo el grupo se acercó a darle un abrazo y felicitarlo.

“En el caso que te puedas concentrar las horas que estás acá, salís de lo que es la cárcel por un ratito. Se valora mucho que exista esta oportunidad”, aseguró Fernando

Martínez afirmó que los beneficios en quienes practican esta disciplina en Punta de Rieles producen un verdadero cambio en toda la institución, ya que llega en cadena a todos sus miembros, incluidos los policías y trabajadores del lugar, para los que también hay clases de yoga.“Uno de los grandes cambios es en la actitud interna, aparecen comportamientos amigables en la resolución de conflictos. Antes de entrar en el círculo de violencia prefieren resolver los problemas de otra manera, por ejemplo hablando”, contó la instructora.

Leer el artículo.

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png