Entrevista

Francia: “La prisión no puede ser la norma”

La cantidad de reclusos aumenta, las penas cortas son numerosas y la tasa de reincidencia es alta. ¿Cómo replantear todo el sistema penitenciario?

Sylvain Lhuissier es un emprendedor social y antiguo miembro de la Genepi 1. En 2014, fundó la asociación Chantiers-Passerelle (ahora asociación “Possible”) con el fin de ampliar el recurso a las penas alternativas a la privación de libertad. En 2018, participó en la creación de la Agencia Nacional de Trabajo Comunitario, en la que trabaja actualmente.

Sylvain Lhuissier es el autor del libro Décarcérer (Desencarcelar), publicado el 18 de junio. Prison Insider le ha planteado tres preguntas.


  1. Asociación de estudiantes que interviene en prisión. Más información en su sitio web

La prisión está estrechamente ligada a la noción de castigo, de la que la sociedad no se ha podido librar.

Hay que tener en cuenta que las penas de prisión de menos de un año rara vez tienen sentido o razón de ser

Es importante que las asociaciones puedan hacer trabajo de campo y adoptar una postura crítica con respecto a la acción del Estado.

Pequeño manual para los que critican la prisión sin ser escuchados

Francia encarcela mucho y a menudo mal: la cantidad de reclusos aumenta, las penas cortas son numerosas y la tasa de reincidencia es alta. ¿Cómo replantear todo el sistema penitenciario?


En 80 páginas está la demostración. El autor ha elegido el contexto de una cena familiar para abordar, punto por punto, los argumentos que ha escuchado a lo largo de los años. El “club med”, “los que están donde tienen que estar”, la escuela de la reincidencia: Sylvain Lhuissier no se abstiene de utilizar expresiones que muchos califican de demasiado caricaturales o crudas para demostrar página tras página, el callejón sin salida que constituye la prisión; utiliza los términos que mucha gente quiere combatir y reproduce las palabras de sus contradictores; juega en su campo. No, las condiciones materiales de reclusión no son buenas. No, la prisión no disuade. ¿Por qué algunas personas deberían estar allí y otras no? ¿Qué es lo que realmente esperamos de la prisión? Sí, hay soluciones. La demostración es clara. Eso sin contar la crisis del coronavirus y los 13 500 reclusos que se liberaron en tres meses. La situación actual arroja una curiosa luz sobre el libro, como si se leyera un eco del pasado y sus 72 500 reclusos (marzo de 2020). Sylvain Lhuissier es consciente de ello y lo advierte en un epílogo: se está reanudando la actividad judicial, las prisiones se están llenando de nuevo. Las oportunidades son escasas, debemos actuar ahora para que el mañana no sea como el ayer.

CG.


Lhuissier, S. (2020). Décarcérer. Cachez cette prison que je ne saurais voir. Éditions Rue de l’Échiquier, 128 pages.

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png