Noticias

España : el último insumiso civil entra en prisión

Luis Villaverde rechazó en el 2001 pagar una multa de 1.503 euros por negarse a realizar el servicio militar o la prestación social sustitutoria.

La mili, como se conocía popularmente el servicio militar, dejó de ser obligatoria en España en marzo del 2001. Solo unos meses después ya no quedaban civiles insumisos en las cárceles españolas, aunque sí algún militar. Sin embargo, en septiembre de ese mismo año, Luis Villaverde estaba en el penal de A Lama. Esta situación fue debida a la persistencia moral del joven a considerar ilegal cualquier acción derivada de su insumisión.

“No me gustan los ejércitos ni las guerras y creo que cualquier prestación social debe ser voluntaria y nunca obligatoria. Creo que no cometí el delito por el que me condenaron, y por eso decidí no aceptar voluntariamente ninguno de los sucesivos castigos que me impusieron. Hubiese sido mejor para mí que me embargasen la multa porque no tendría que ir a prisión, pero no iba a pagarla voluntariamente” explica Luis Villaverde.

Hubiera podido evitar los siete meses de cárcel a los que fue condenado pagando una multa de 1.503 euros, pero se negó a reconocer como justa la inhabilitación para ejercer cargos y puestos públicos.

Apóyenos

Donación mensual

Actuar
Difundir
Desarrollar
Contribuir
mockups_devices_es.png